Cuando terminas de preparar tu café de la mañana echas los posos al cubo de la basura, es lo normal. Pero tambiénn puedes usar este residuo doméstico para mejorar la salud y apariencia de tus plantas, tanto en el jardín como en las macetas. La razón es muy sencilla ya que los posos de café no son más que los restos de los granos molidos. Se trata por tanto de materia orgánica y que a pesar de todo el tratamiento que ha sufrido sigue siendo una buena fuente de nitrógeno.

Los mejores resultados se obtienen con las gardenias, rosas y hortensias. Estas especies prefieren un sustrato con una cierta acidez y los posos de café ayudarán a aumentar esa cualidad en nuestro sustrato.

usa-los-posos-de-cafe-en-tu-jardin-02

Mucha gente que ha usado los posos de café acaba fracasando y siempre suele ser por lo mismo. Cubrir toda la parte superior del sustrato de una maceta con posos de café húmedos hace que impidamos la circulación de aire. Es mejor usar poco e incluso mezclarlo con otros productos. Se puede hacer un compost con los posos de café, cáscaras de huevo y restos vegetales. Lo dejamos curar unos 60 días hasta que se convierta la mezcla en un material homogéneo.

usa-los-posos-de-cafe-en-tu-jardin-03

También podemos preparar un fertilizante líquido con los posos del café. Para ello preparamos una infusión de 1/2 kg de posos de café en 5 litros de agua. Con esta mezcla podemos regar el sustrato de nuestras plantas y además de los nutrientes que aporta nos ayudará a prevenir el ataque de las plagas.

usa-los-posos-de-cafe-en-tu-jardin-04

El café molido como contiene ricos nutrientes que nuestras plantas pueden aprovechar: nitrógeno (2,3%), potasio (1,26%) y fósforo (0,42%) así como una gran cantidad de materia orgánica, el 90,46%. También pueden usarse los posos del café en el cultivo de champiñones y otros hongos.


Fuente