Sustancias irritantes y tóxicas para el hígado, alérgenos, perturbadores endocrinos y más sustancias sospechosas de dañar la salud están presentes en muchos productos cosméticos usados cotidianamente.

Los fabricantes apelan al hecho de que esas sustancias tan polémicas están legalizadas en la Unión Europea, pese a que también es conocido que muchos reglamentos están elaborados bajo presión de los lobbies de una industria muy próspera.

Recientemente, la UFC (Unión Federal de Consumidores)-Que Choisir, francesa llevó a cabo un estudio encargado por la WECF (Mujeres de Europa por un Futuro Común) con el objetivo de desentrañar y delatar el uso de sustancias preocupantes desde el punto de vista de la salud pública en la cosmética.

La cosmética ecológica es la solución

UFC-Que choisir se concentró en el análsis de 185 productos vendidos en grandes superficies comerciales desde diciembre 2015 hasta enero de 2016 y que se utilizan cotidianamente por personas de toda edad.

El resultado es una base de datos mediante la que podemos identificar los productos y los elementos tóxicos que contienen:

  • 62 productos de 185 contenían alergénos, en especial Metilisotiazolinona (MIT).
  • 101 productos son sospechosos de contener perturbadores endocrinos ya que 44 de ellos contenía Ethylhexyl methoxycinnamate, filtro UV que perturba el funcionamiento estrogénico y tiroidal.
  • 8 toallitas para bebé contenían Fenoxietanol, un conservador tóxico para el hígado y la sangre.
  • Se encontró P-fenilenodiamina, colorante extremamente alérgeno, en tintes para el pelo y tatuajes temporales.

La química usada en cosmética daña la salud

¿Qué hacer?

Si en tus productos descubres alguna de estas sustancias lo mejor es desecharlos y buscar alternativas más saludables. La piel es una zona muy sensible que conviene cuidar delicadamente.

Cuidado con el márketing.

No hay que fiarse de que en la etiqueta se avise de que “no contiene parabenos” o que se trata de un producto “hipoalérgico”. Estos productos, normalmente esconden otro tipo de sustancias poco recomendables como el (MIT) antes descrito, que vino a sustituir a los parabenos (que gozaban ya de peor prensa y que fueron prohibidos en varios países).

No es fácil encontrar alternativas ya que los cosméticos ecológicos brillan por su ausencia en los estantes de los supermercados. No obstante, la cosmética ecológica, cuya reglamentación prohíbe el uso de productos sospechosos de ser tóxicos para su fabricación, son la única alternativa a la cosmética convencional.

Por lo tanto se aconseja cambiar a la cosmética ecológica siempre que se pueda. Para ello la venta en internet es una buena solución ya que podemos encontrar mucha variedad de productos fabricados con componentes naturales, sostenibles y por encima de todo, sin tóxicos.

Lista de 185 productos examinados 

Fuente