Los malvaviscos o mashmelos han sido uno de los dulces preferidos para los campamentos, las tardes frías y la decoración de algunos postres. Se trata de una golosina suave, dulce y esponjosa que suele disfrutarse por sí sola, asada o acompañada de chocolate caliente.

 

El problema de consumirlos es que sus altos niveles de azúcar pueden provocar un deseqilibrio en la glucosa en la sangre y, a largo plazo, originar enfermedades como la obesidad y la resistencia a la insulina. Si bien su contenido en grasa es mínimo, cada unidad puede contener hasta 4 gramos de azúcar añadido, lo cual se multiplica de forma alarmante porque casi nadie se come solo uno.

Y es que aunque pocos le prestan atención, una sola taza de este producto contiene 29 gramos de azúcar, 400 calorías vacías y, en total, 10 gramos más de la cantidad promedio recomendada. Debido a esto muchos han preferido dejar de consumirlos, o bien, han optado por elegir otros tipos de recetas con ingredientes más saludables.  Como sabemos que no quieres dejar de disfrutarlos, en esta ocasión queremos compartir varias recetas caseras, bajas en calorías y libres de gluten.

¡Apunta!

Malvaviscos de vainilla

Estos malvaviscos están elaborados con miel de abejas orgánica, gelatina sin sabor y un toque de extracto de vainilla. A diferencia de los tradicionales,  no contienen azúcares refinados y tienen nutrientes de alta calidad.

Ingredientes

  • ½ taza de miel de abeja (165 g)
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla (2,5 ml)
  • 1 y ½ cucharada de gelatina sin sabor (15 g)
  • 1/8 cucharadita de sal (0,6 g)
  • ½ taza de agua fría (125 ml)

¿Cómo prepararlos?

  • Para empezar, engrasa una bandeja de hornear, cúbrela con papel pergamino y engrasa nuevamente.
  • Luego, vierte ¼ de taza de agua en un tazón y agrega la gelatina sin sabor.
  • Mezcla con una batidora manual y reserva.
  • Aparte, vierte la otra parte de agua, la sal y la miel en una olla pequeña y ponla a calentar a fuego medio.
  • Lleva el preparado a 240 grados y cuando forme bolitas de caramelo suaves, retírala.
  • Cuando el almíbar esté listo, agrégalo sobre la mezcla de gelatina, espera que repose unos minutos y bátelo a mano.
  • Agrega la vainilla, continua batiendo a alta velocidad y asegúrate de obtener una mezcla espesa.
  • Vierte el preparado sobre la bandeja para hornear y déjalo en reserva sin tapar, de 4 a 12 horas.
  • Pasado este tiempo, corta los malvaviscos en pequeños cuadrados y disfrútalos.
  • De forma opcional los puedes rociar con cacao en polvo para darles un sabor diferente.

 

Malvaviscos ricos en proteínas

Los malvaviscos ricos en proteínas son una receta deliciosa y sana, diseñada para aquellos que no pueden ingerir gluten y que necesitan un “plus” de proteínas de la mejor calidad. Tienen un significativo valor energético y son perfectos para aumentar el rendimiento durante las actividades de exigencia física.

Ingredientes

  • 50 g de proteína de suero en polvo
  • 120 g de yogur griego
  • 50 g de coco rallado
  • 18 g de gelatina en polvo
  • Edulcorante (al gusto)
  • 450 ml de agua

¿Cómo prepararlos?

  • Vierte la gelatina sin sabor en un tazón y mézclala con agua tibia.
  • Incorpora la proteína de suero, el yogur griego y el coco rallado, y bátelo durante 5 minutos.
  • Cubre un molde de pan con papel de hornear, engrásalo y llévalo al refrigerador como mínimo dos horas.
  • Pasado este tiempo se debe haber formado un bloque esponjoso que, tras cortarlo en cuadros, se convertirá en deliciosos malvaviscos.

 

Malvaviscos de maicena

malvaviscos_caserosEsta sencilla receta es libre de gluten, jarabe de maíz o azúcares refinados. Es muy similar a la anterior pero les daremos una consistencia más esponjosa y suave con un poco de maicena.

Ingredientes

  • 3 sobres de gelatina sin sabor
  • 1 taza de agua fría (250 ml)
  • 1 y ½ tazas de azúcar granulada sin refinar (300 g)
  • 1 taza de miel de abeja (335 g)
  • ¼ de cucharadita sal (1,2 g)
  • ¼ de taza de maizena (25 g)

¿Cómo prepararlos?

  • Vierte los sobres de gelatina sin sabor en media taza de agua fría y reserva.
  • Incorpora el azúcar granulado en una olla y mézclalo con la miel de abeja, la sal y el resto de agua.
  • Llévalo a fuego medio, cúbrelo y deja que se cocine durante 4 minutos.
  • Pasado este tiempo, quítale la tapa y déjalo a fuego bajo otros 8 minutos.
  • A continuación, vierte el almíbar sobre la gelatina y bátelo a velocidad alta.
  • Tras obtener una mezcla blanca y espesa, engrasa una bandeja para hornear, vierte el preparado y déjalo enfriar 4 horas.
  • Pasado este tiempo, espolvorea con la maicena y corta en pequeños cubos.

¿Lista para disfrutarlos? Anímate a preparar cualquiera de estas recetas y evita los azúcares refinados del dulce tradicional.
Fuente