Un colectivo francés llamado “Les Gueules Cassées” quiere luchar contra el despilfarro alimentario y para ello va a llevar a cabo un plan para que en los estantes de los supermercados, además de frutas y verduras con formas no “aptas” para su comercialización, también lleguen quesos, salchichas y cualquier otro alimento que por diversas causas estéticas no llegue al consumidor. Estos alimentos, que de otra forma acabarían en la basura, llevarán una etiqueta distintiva y la idea es conseguir el mayor número posible de productos. El proyecto está actualmente en fase de capitalización mediante una platarforma de financiación colectiva.

Cada año, según datos que revela la FAO, se desechan en todo el mundo más de 1.300 millones de toneladas de alimentos. Esta cifra equivale al 30% de la producción total de alimentos destinados al consumo humano. Desde 1974 la proporción de alimentos desechados se ha multiplicado por dos.

En apenas un año desde que comenzaran a comercializar sus productos feos (básicamente frutas y verduras), Les Gueules Cassées han adquirido una notoriedad incontestable en Francia, donde han revolucionado la oferta alimentaria. El colectivo ha llevado a los estantes de los comercios toneladas de productos que anteriormente acababan desechados por no cumplir los requisitos estéticos que demandan los grandes del comercio de alimentos.

La etiqueta “Gueule Cassée” aparece de tres distintas formas:
  • Una etiqueta pegada a los productos con defectos estéticos.
  • Una etiqueta más grande con un descuento del 50% pegada a aquellos artículos cuya fecha de caducidad está próxima.
  • Una etiqueta pegada en aquellos productos presentando pequeños defectos de calibre, color, etc.

La iniciativa ha propiciado una especie de revolución de los hábitos tanto de productores como de consumidores consiguiendo más de 1.500 puntos de venta. Se ha inventado una nueva forma de consumo anti derroche.

Se trata de un nuevo segmento anti despilfarro y anti crisis que nació gracias a un logotipo muy acertado de una manzana con un diente.

En Estados Unidos y Alemania existen proyectos similares que se pondrán en marcha a principios de 2016.. En Estados Unidos el proxecto comenzará con el apoyo de 300 comercios que se unen a la idea.

En Estados Unidos, el portal web del proyecto, titulado Too Good to Waste (demasiado bonito para desecharse), invita a productores, comercios y consumidores a comercializar y comprar frutas y verduras que presenten defectos estéticos siendo aptos para el consumo. Estos productos tienen un precio menor que el resto.

La iniciativa presenta ventajas para el consumidor ya que le permite acceder a una alimentación menos cara mientras se evita el despilfarro. La imagen de los distribuidores mejora por eso la asociación francesa se ha asociado con colectivos locales para difundir la idea y conseguir poco a poco llegar a los grandes centros comerciales.

21 países interesados en adoptar la misma idea.

El concepto ha sido valorado positivamente por 21 países, desde Escandinavia hasta Japón pasando por Italia, Bélgica, India y Brasil entre otros.

La iniciativa será presentada próximamente en la FAO, la agencia de la ONU para la agricultura.

http://www.lesgueulescassees.org/

http://www.toogood-towaste.com/