Las enfermedades de origen cardiovascular son las que causan un mayor número de muertes en todo el mundo.

Los ataques que recibe nuestro organismo a diario acaban por agotar el sistema cardio vascular y provocan daños muchas veces irreparables.

Para fortalecer tu corazón y su sistema te presentamos 3  alimentos vegetales que te ayudarán a tener un corazón más fuerte y un sistema vascular más saludable. Os recomendamos, siempre que sea posible,  consumir productos ecológicos y de proximidad.

Comer almendras, bueno para el corazón

Almendras.

Muchos estudios demostraron que el consumo de almendra, debido a su contenido en fitoesteroles, es muy efectivo para reducir la concentración del colesterol malo (LDL)  en el organismo.

Este colesterol, después de haber abastecido a los órganos, se deposita en las arterias llegando a provocar obstrucciones en caso de exceso.

Un consumo cotidiano de 30 gramos de almendras reduciría un 45% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Otro componente de las almendras que ayuda a evitar los coágulos sanguíneos es la vitamina E (7,5 mg de vitamina E por cada 25 almendras, la mitad de lo recomendado por día.)

las cerezas son un potente antoxidante

Cerezas.

Cada 100 gramos de cerezas contienen entre 350 y 400 miligramos de antocianinas, por ello la cereza es un potente antioxidante.

Las antocianinas son compuestos fenólicos que actúan como pigmentos y dan el color rojo a las cerezas.

Las cerezas ayudan a neutralizar los radicales libres, compuestos que dañan las células del organismo y que pueden causar arterioesclerosis y alteraciones cardio vasculares.

garbanzos contra radicales libres

Garbanzos.

Los garbanzos no son ricos en calorías (163 kcal por 100 gr) y sin embargo aportan sensación de saciedad. Los garbanzos son un alimento muy adecuado para quienes paceden diabetes, además, debido a su contenido en cobre y manganeso, nutrientes que ayudan a reducir el efecto de los radicales libres,  son también antioxidantes.

Los garbanzos poseen una carga glucémica débil (un índice alto de glucemia, es decir, de azúcar en la sangre, aumenta el riesgo de sufrir infartos).

Unas cuantas recomendaciones generales para conservar el corazón y el sistema vascular en buen estado:

  • Disminuir el consumo de malas grasas (grasas saturadas y trans. Este tipo de grasas malas las encontramos especialmente en la bollería industrial) y aumentar el consumo de buenas (monoinsaturadas y poliinsaturadas). Las monoinsaturadas las encontramos en el aceite de oliva, los aguacates, las olivas y almendras. Las poliinsaturadas no las produce el cuerpo y las encontramos en los aceites grasos esenciales omega 6 y omega 3.
  • Priorizar el consumo de frutas y verduras de temporada a diario.
  • Aumentar el consumo de fibra.
  • Evitar el consumo de azúcar añadido en los alimentos.
  • Disminuir el consumo de sodio.
  • Privilegiar unos hábitos alimenticios bajos en glúcidos.
  • Evitar el consumo de alcohol.
  • Seguir una dieta tipo mediterráneo basada en frutas y verduras de temporada combinándolas con legumbres integrales.


Fuente