El uso de algunos tipos de zapatos y la continua fricción que sufren los pies con cada movimiento suelen ser las causas principales de esas antiestéticas durezas que se forman en sus plantas, talones y dedos.

Conocidas también como callos, son una alteración que sufre la piel por la acumulación excesiva de células muertas y la falta de hidratación.

Su aparición suele relacionarse con la falta de cuidados en esta zona del cuerpo pues, aunque son muy importantes, muchos ignoran que también requieren tratamientos especiales.

El problema es que, más allá de lo estético, su presencia tiende a ser dolorosa y suele aumentar el riesgo de algunas infecciones.

Debido a esto es primordial brindarles un tratamiento. Para ello recurriremos a ingredientes naturales con cualidades exfoliantes y reparadoras.

En esta oportunidad queremos compartir uno elaborado con yogur y vinagre que, por sus propiedades, acelera la recuperación de la piel mientras la protege de los hongos.

¡No dejes de probarlo!

Tratamiento de yogur y vinagre para ablandar las durezas de los pies

Aunque hay muchos tratamientos profesionales y convencionales para la eliminación de las durezas de los pies, esta receta se destaca por su contenido de ingredientes naturales con propiedades que mejoran el aspecto de la piel.

Ambos compuestos tienen ácidos naturales y sustancias hidratantes que, al ser absorbidas, ablandan la piel dura mientras regulan su pH natural.

Sus propiedades antiinflamatorias y antibacterianas ayudan a prevenir las infecciones y, de paso, desinflaman sus músculos para calmar el dolor y la sensación de pesadez.

Beneficios del yogur para los pies

Los principales beneficios del yogur para los pies se le atribuyen a su alta concentración de ácido láctico.

Este compuesto regula el pH natural de la piel, inhibe el crecimiento de los hongos y, a su vez, ejerce un efecto exfoliante que facilita la eliminación de las células muertas.

También cuenta con cantidades importantes de vitaminas, minerales y otras sustancias hidratantes cuya absorción ablanda la piel mientras acelera su proceso de recuperación.

Tiene propiedades cicatrizantes, antioxidantes y emolientes que ayudan a mejorar el aspecto de los pies duros en cuestión de días.

Beneficios del vinagre de manzana

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es uno de los productos orgánicos que más se han utilizado como parte del tratamiento de los problemas de los pies.

Y es que, gracias a su ácido acético, ayuda a ablandar las durezas y previene el crecimiento de los hongos.

Sus compuestos penetran con facilidad la piel, removiendo las impurezas que se acumulan en su superficie y equilibrando su pH para controlar el exceso de sequedad.

También crea una barrera protectora contra los gérmenes, por lo que nos ayuda a evitar algunas infecciones y la aparición de olores desagradables.

Además, gracias a su poder antibiótico, es una solución efectiva para proteger los pies agrietados o con lesiones cutáneas.

¿Cómo preparar este tratamiento de yogur y vinagre para los pies?

Yogur natural

El tratamiento de yogur y vinagre para remover las durezas que se forman en los pies debe prepararse con ingredientes 100% orgánicos.

Los yogures saborizados y el vinagre refinado no tienen las mismas propiedades que sus versiones naturales.

Por lo tanto, al momento de adquirirlos, verifica que sean de la mejor calidad para conseguir buenos resultados.

Ingredientes

  • ½ taza de yogur natural (100 g)
  • ¼ de taza de vinagre de manzana orgánico (62 ml)

Preparación

  • Incorpora el yogur natural en un recipiente y mézclalo con el vinagre de manzana orgánico.
  • Asegúrate de obtener un producto homogéneo y procede a aplicarlo.

Modo de uso

  • Por las noches, antes de ir a dormir, limpia bien los pies con agua y jabón neutro y procede a aplicarles el tratamiento.
  • Asegúrate de cubrirlos con una cantidad generosa, sobre todo en las áreas donde se concentran las callosidades.
  • Deja que el producto actúe durante 30 minutos y, a continuación, sumérgelos en agua tibia durante 20 minutos más.
  • Pasado este tiempo, frótalos con una piedra pómez para complementar los efectos del remedio.
  • Quita las células muertas, enjuaga y sécalos bien.
  • Repite su uso todos los días, hasta mejorar el aspecto de los pies.

Las durezas de los pies no se consiguen eliminar con una sola aplicación de este producto; por lo tanto, úsalo varias veces hasta notar unos pies más saludables y estéticos.

Eso sí, desde el primer uso podrás sentir la piel mucho más suave y humectada.


Fuente