Hacernos un peeling de manera habitual es muy saludable para nuestra piel, ya que nos ayuda a eliminar las células muertas que le dan un aspecto apagado y grisáceo, y a mejorar la regeneración para prevenir arrugas, estrías, flacidez, etc.

No obstante, hoy en día no es necesario comprar productos con este fin, ya que tenemos a nuestra disposición una amplia variedad de exfoliantes caseros.

Descubre cómo puedes aprovechar algunas sobras culinarias para exfoliar tu piel de manera natural y sin ningún coste.

Exfoliantes caseros 100% naturales

Hoy en día, la mayoría de marcas cosméticas comercializan exfoliantes para la cara y para el cuerpo con colores muy llamativos y aromas variados.

No obstante, el exfoliante es uno de los productos más fáciles y económicos de hacer en casa, ya que solamente necesitamos uno o dos ingredientes de los que tenemos en la cocina.

Existen dos tipos de exfoliantes caseros y naturales:

Exfoliantes enzimáticos y químicos

Son la opción más suave y respetuosa para la piel, ya que se realizan con ingredientes como la piña, la papaya, el tomate, el limón, la fresa, etc. Ofrecen resultados instantáneos y se pueden usar de manera habitual sin ningún riesgo.

Al usarlos solamente debemos aplicarlos sobre la piel, esperar unos minutos y aclarar.

Exfoliantes mecánicos

Los exfoliantes mecánicos son aquellos que contienen partículas que nos rascan la piel al aplicarlos, por lo que es imprescindible un masaje por nuestra parte para que funcionen.

Si tenemos la piel seca o muy sensible podemos combinarlos con ingredientes hidratantes como aceites vegetales, leches vegetales, miel, aguacate, etc.

Una vez explicados los dos tipos, vamos a enumerar las opciones que tenemos en la cocina.

Posos del café

Los posos del café son un exfoliante muy efectivo para masajearnos las zonas con retención de líquidos y celulitis, ya que la cafeína nos ayuda a combatir estos dos problemas estéticos.

Es una manera muy práctica de aprovechar estas sobras que solemos desperdiciar.

Recomendamos usarlos el mismo día de haber preparado el café.

Bolsitas de té verde

Las bolsitas de infusión que ya hayamos preparado tienen numerosas opciones para ser reutilizadas. En este caso, proponemos abrirlas para usar la planta infusionada como uno de nuestros mejores exfoliantes caseros.

Recomendamos, en especial, la de té verde, ya que tiene propiedades diuréticas, antiinflamatorias y antioxidantes que pueden beneficiar a cualquier parte de nuestro cuerpo.

Además, es un exfoliante muy suave que podemos usar en la piel del cutis sin ningún riesgo.

También podemos usar otras infusiones como:

  • La manzanilla (para calmar la piel)
  • La ortiga (para limpiar impurezas)
  • La lavanda (para regular la producción de grasa y calmar la piel)

mujer con mascarilla

Peladura de la piña

La parte interna de la peladura de la piña es un excelente exfoliante enzimático. Esto significa que no tendremos que insistir en el masaje, sino simplemente pasárnosla por la piel y dejarla actuar unos minutos (hasta que se seque).

En el cutis podemos notar un ligero picor que es normal.

Tiene propiedades antiinflamatorias y muy limpiadoras y está recomendada para pieles mixtas y grasas, y para todo el cuerpo. Cuando nos aclaremos la cara notaremos los efectos al instante.

Piel del tomate

La parte interna de la piel del tomate es un exfoliante muy efectivo pero un poco más suave que la piña, lo cual lo convierte en la opción más adecuada para pieles secas o delicadas que quieren eliminar las células muertas de la piel.

Aplícala del mismo modo, déjala unos minutos y aclárate bien con agua, para después hidratarte con tu loción habitual.

Tomate-cura-el-acné

Batido de frutas

¿Sueles desayunar un batido casero de frutas? Pues ya tienes a mano uno de los exfoliantes caseros más frescos y nutritivos, ya que puedes usar lo que te queda en el recipiente para realizarte una limpieza facial matutina.

Incluso si sueles añadir otros ingredientes al batido, como miel, cacao, canela, semillas, germinados, vegetales de hoja verde, etc., también estarás consiguiendo una mascarilla nutritiva a la vez que te exfolias.

Recuerda que si lleva frutas no es necesario masajear. Solamente déjatelo aplicado durante 10 o 15 minutos y aclárate con agua para descubrirte un rostro radiante desde primera hora.

Evita aplicarte este batido si le has añadido ingredientes que no sean naturales, como saborizantes sintéticos, ya que podrías sufrir reacciones.


Fuente