Los dolores musculares son una molestia muy habitual entre aquellos que llevan un estilo de vida agitado y sobrecargado de tareas.

Las malas posturas, el exceso de actividad física y el estrés son algunas de las cosas que tensionan el cuerpo hasta provocar un dolor intenso.

Para calmar el síntoma y acelerar su recuperación casi siempre recurrimos a analgésicos farmacológicos que podemos adquirir sin prescripción médica.

No obstante, está demostrado que su consumo excesivo resulta contraproducente y puede derivar otros efectos en el organismo.

Por suerte, existen soluciones alternativas que generan efectos calmantes sin exponer el cuerpo a reacciones negativas.

Entre esto nos encontramos con unos interesantes saquitos de semillas que últimamente se han hecho populares por su capacidad para mitigar el dolor.

Se trata de una propuesta 100% ecológica y natural que podemos hacer en casa con materiales muy económicos.

¿Te interesa aprender a elaborarlos?

¿Cuáles son los beneficios de los saquitos de semillas?

Los saquitos de semillas son unas bolsas de tela de algodón suave que, como su nombre lo indica, están rellenos de varios tipos de semillas.

Desde hace un tiempo se vienen utilizando con varios fines terapéuticos ya que, tanto fríos como calientes, pueden disminuir el dolor en las articulaciones, los músculos y otras partes del cuerpo.

Su principal función es la de activar la circulación sobre la zona que se aplican, para disminuir la inflamación y favorecer la sensación de alivio.

También mitigan el dolor de cabeza, disminuyen la fiebre y otras condiciones comunes relacionadas con los desequilibrios inflamatorios.

Las semillas y plantas con que se rellenan tienen propiedades curativas que potencian sus efectos en la salud.

Algunas de las más usadas son:

  • La linaza
  • El trigo
  • La maravilla
  • El romero
  • La lavanda
  • La cebada
  • La menta
  • El arroz
  • El alpiste
  • El sésamo
  • Las semillas de girasol

A estas bondades se le suma la ventaja de su tamaño y maleabilidad, que permiten transportarlos a cualquier parte para tenerlos siempre a la mano.

¿Cómo fabricar saquitos de semillas para los dolores?

Como-hacer-un-saco-térmico

Algunos distribuidores ya están ofreciendo estas almohadillas para quienes tienen constantes dolencias en su cuerpo.

Sin embargo, si tienes habilidades y quieres ahorrar más dinero, puedes hacerlos tú misma en casa usando algunos materiales reciclables y semillas económicas.

Materiales

  • 1 pedazo de tela de algodón
  • 1 aguja
  • Hilo (color al gusto)
  • Semillas o arroz (la cantidad necesaria)

Instrucciones

  • Para empezar, tendrás que cortar un trozo de tela de algodón que sea resistente al calor del microondas. Como la idea es ahorrar, te aconsejamos utilizar una prenda de vestir que ya no te pongas.
  • Escoge las semillas que quieres utilizar: lino, arroz, chía, garbanzos… Tras adquirir la cantidad suficiente para el relleno, resérvalas.
  • De forma opcional puedes escoger unas cuantas hierbas aromáticas para potenciar el efecto analgésico y calmante.
  • Usa la aguja para coser la tela hasta darle forma al saquito. Eso sí, deja una abertura pequeña para introducir las semillas elegidas.
  • Si no eres capaz de coser, coloca las semillas en el centro de la tela y une las puntas para atarlo como si se tratase de un caramelo.
  • Agrega las semillas y plantas dentro del saco de tela, sin rellenarlo por completo, ya que no debe quedar duro.
  • Cierra el agujero para que las semillas no se salgan y procede a realizar la terapia para relajar los músculos.

¿Cómo utilizarlos?

Saquito-termico

En función del tipo de dolor que se desee tratar, estos saquito podrán aplicar en frío o caliente.

Caliente

Introduce el saco en el horno microondas y ponlos durante dos minutos para que calienten bien y la temperatura se conserve, al menos, media hora.

Antes de aplicarlo sobre la zona afectada, asegúrate de que la temperatura sea soportable para que no ocasione quemaduras.

Úsalas para:

  • Dolores musculares y articulares
  • Dolor cervical
  • Espasmos menstruales
  • Tendinitis o tortícolis

Fría

Pon la bolsita en el congelador y déjala durante unas dos horas para que las semillas queden bien frías.

Aplícalas en las zonas doloridas y déjalas actuar por unos 20 minutos.

Son útiles en caso de:

  • Dolores de cabeza
  • Problemas circulatorios
  • Fiebre
  • Esguinces
  • Moretones
  • Picaduras de insectos
  • Párpados cansados

Como puedes notar, esta sencilla herramienta casera es una gran opción para aliviar uno de los síntomas más recurrentes en nuestras jornadas.

Anímate a elaborar el tuyo y mantenlo siempre disponible para aprovechar sus beneficios cada vez que el dolor interrumpa tus labores.


Fuente