Por más que tratemos de evitarlo, nuestra piel está expuesta a una gran cantidad de factores que la deterioran poco a poco.

Los rayos UV del sol, las toxinas del ambiente y los malos hábitos están acelerando el proceso de envejecimiento celular y, como consecuencia, notamos la presencia de arrugas prematuras y otros signos de la edad.

Como solución a esto, la industria cosmética ha desarrollado un amplio catálogo de productos estéticos que nutren y reparan la dermis para prolongar su aspecto joven.

El inconveniente es que la mayoría son demasiado costosos y no siempre dan los efectos esperados por más aplicaciones que se realicen.

La buena noticia es que existen alternativas caseras que pueden prepararse con ingredientes económicos y de origen natural.

Este es el caso de una mascarilla revitalizadora de cúrcuma, la cual disminuye la presencia de células muertas, manchas y otras imperfecciones que nos hacen aparentar más edad.

¿Quieres saber de qué se trata?

Mascarilla de cúrcuma, aceite de coco y limón para revitalizar la piel

Esta mascarilla está elaborada con ingredientes orgánicos y fáciles de adquirir en el mercado.

Representa una excelente opción a los tratamientos comerciales, ya que le proporciona nutrientes a la piel y una serie de beneficios que se ven reflejados a medida que se le aplica.

Tanto la cúrcuma como el aceite de coco y el limón se distinguen en la cosmética por sus propiedades reparadoras y antioxidantes que protegen la piel frente a las agresiones externas.

Su mezcla actúa como hidratante y sirve para mejorar la actividad celular con el fin de evitar los signos de la edad.

Beneficios de la cúrcuma

La cúrcuma es una especia de origen indio, perteneciente a la misma familia del jengibre. Desde la antigüedad se ha utilizado con fines culinarios, aunque también se ha valorado por sus poderes medicinales y aplicaciones cosméticas.

Tiene un elevado contenido de antioxidantes y agentes antiinflamatorios que disminuyen la presencia de acné y exceso de grasa.

También puede usarse sobre pieles con tendencia seca porque sus propiedades regulan el pH y estimulan la producción natural de aceites.

En muchas culturas se ha empleado como suavizante y antiarrugas ya que tiene el poder de disminuir las líneas finas, las estrías y la piel muerta.

Es eficaz en el tratamiento de enfermedades cutáneas como el sarpullido de la hiedra venenosa, el eccema y la psoriasis.

Beneficios del aceite de coco

Este producto natural se ha considerado como uno de los extractos oleosos más saludables para el cuidado de la piel.

Contiene ácidos grasos de cadena media que le proporcionan humedad natural sin alterar el pH o la producción de aceites.

Es una fuente de vitamina E, antioxidantes y propiedades antibacterianas que frenan el daño oxidativo y estimulan la renovación celular para evitar las señales tempranas de la vejez.

Beneficios del limón

limón

Este fruto cítrico es uno de los remedios más conocidos para aclarar la piel y disminuir las manchas oscuras y pecas.

Aporta una cantidad abundante de ácido cítrico, un nutriente con efecto astringente y reparador que disminuye el exceso de sebo y los poros dilatados.

La vitamina C mejora la cicatrización de los tejidos y crea una barrera protectora contra la acción nociva de los radicales libres.

Además, actúa como un exfoliante natural para quitar la piel muerta y darle un aspecto renovado al rostro.

Te recomendamos leer: Descubre un gel natural para tratar estrías, arrugas, quemaduras y manchas de la piel

¿Cómo preparar una mascarilla de cúrcuma, aceite de coco y limón?

mascarilla-curcuma

Antes de proceder a preparar esta mascarilla nutritiva y revitalizadora, ten en cuenta que debes adquirir ingredientes 100% orgánicos.

Esto se debe a que, de esta forma, nos aseguramos de que conservan la totalidad de sus propiedades y no han sido sometidos a procesos de refinamiento.

Ingredientes

  • ½ de cucharadita de cúrcuma (2 g)
  • ¼ de cucharadita de aceite de coco (2 g)
  • ¼ de cucharadita de jugo de limón (1 ml)
  • 1 cucharada de jugo de pepino (10 ml)
  • 1 cucharadita de té de menta (5 ml)

Preparación

  • Extrae el jugo de limón y mézclalo con el de pepino y el té de menta.
  • A continuación, vierte el líquido en un cuenco y agrégale la cúrcuma y el aceite de coco, y mezcla.
  • Deja reposar el producto 20 minutos y procede a aplicarlo.

Modo de aplicación

  • Limpia el rostro con una loción suave y asegúrate de que queda libre de maquillaje.
  • Tras dejar la piel fresca, extiende una fina capa del producto y cubre todo el rostro.
  • Si te sobra un poco, aplícalo en el cuello y escote.
  • Déjala actuar por 30 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso hasta tres veces a la semana.

Ten en cuenta que la mayoría de beneficios se obtienen tras realizar varias aplicaciones de la mascarilla; sin embargo, desde el primer uso notarás mayor sensación de suavidad y frescura en tu piel.


Fuente