Durante el período de gestación ocurren una serie de procesos fisiológicos, tanto de crecimiento como de desarrollo del feto dentro del útero.

Estos, a su vez, conllevan una serie de cambios físicos en el cuerpo de la mujer.

A estos se les suman los de tipo morfológico y metabólico, que en el primer trimestre del embarazo suelen presentar los siguientes síntomas:

  • Senos hinchados, dolorosos y con tendencia a la sensibilidad
  • Náuseas matutinas y vómitos
  • Fatiga
  • Leve incomodidad pélvica y aumento de las ganas de orinar
  • Acidez estomacal

Causas de la acidez en el embarazo y las náuseas

Con el embarazo el esófago se relaja de tal manera en su parte inferior que hace más lento el proceso de vaciado de los jugos gástricos. En consecuencia, los mismos regresan al estómago hasta alcanzar la garganta y la boca.

Asimismo, conforme crece el bebé dentro del útero, el mismo ejercerá presión sobre el estómago. Así, es posible que los ácidos vuelvan hacia el esófago.

Consejos útiles para prevenir la acidez

Las náuseas y la acidez afectan al 50% de las mujeres embarazadas.

Por esa razón, y hasta alcanzar el segundo trimestre, se recomiendan ciertos tratamientos para que las mujeres que experimenten estos desagradables indicios puedan remediarlos satisfactoriamente.

Entre los más comunes encontramos:

  • Evitar la ingesta de alimentos pesados justo antes de dormir.
  • No recostarse o tumbarse en la cama después de comer. Es preferible caminar para facilitar el trabajo de la digestión.
  • No ingerir alimentos grasos, picantes ni muy condimentados. Tampoco bebidas carbonatadas o azucaradas.
  • Consumir pequeñas porciones de comida a intervalos regulares.
  • Tomar un vaso de leche con galletas antes de salir de casa por la mañana prevendrá el exceso de secreción gástrica.
  • Se recomienda evitar el uso de antiácidos en ese primer trimestre, ya que podría afectar al feto.

Remedios caseros

Si pese a los consejos anteriores se presenta la acidez en el embarazo o las náuseas, es posible eliminarlas sin utilizar medicamentos.

Hay algunos remedios caseros que todos tenemos en casa, son naturales y de fácil y económica adquisición.

Utilizados con frecuencia podrá aliviar de una forma importante el problema de la acidez en el embarazo.

Naranja

Contrario a lo que podamos pensar en un principio, el consumo de naranja es un excelente aliado para cortar la acidez en el embarazo.

Si bien contiene un pequeño porcentaje de acidez alcalina, lo cierto es que la misma facilita la contracción del estómago, que ha sido dilatado por alguna de las causas que hemos visto y que han provocado la acidez durante el embarazo.

Por otro lado, el zumo de naranja desinfecta las paredes estomacales, ya que dota de mejor solubilidad al jugo gástrico y prepara al estómago para digerir mejor.

  • Desayuno: Se pueden comer rodajas de naranjas peladas bañadas en azúcar morena o miel, y acompañadas de pan integral tostado o galletas de soda.
  • Almuerzo: Se puede beber el zumo de la naranja para acompañar la comida, intercalando bocados y sorbos.
  • Cena: Se repite el proceso del almuerzo.

Limón

Debido a su composición cítrica, esta fruta es conocida por su acción cicatrizante. El limón no perfora ni acidifica el estómago, sino que lo reconstruye mediante la aniquilación de los ácidos estomacales.

  • Para ello, se debe tomar un poco de jugo de limón o el equivalente al jugo de un limón con media taza de agua tibia (125 ml) para cortar la acidez.
  • En caso de no presentarse mejoría, puede repetirse el proceso utilizando cantidades mayores.

Manzana

puré de manzana_10_12_13

Podemos consumirla preparada cruda en forma de papilla o puré, además de un vaso de jugo de manzana y galletas. En cualquiera de sus formas esta fruta puede favorecer la eliminación de la acidez estomacal.

¿Lo sabías? Los beneficios de comer una manzana al día

Musgo de Irlanda

Conocida como musgo de Irlanda, el alga Chondrus crispus es muy eficaz para combatir la acidez. Al contacto con el agua esta planta forma un gel de tipo viscoso.

Para aprovechar sus beneficios, se puede beber igual que un té.

Ingredientes

  • 1 cucharada de musgo de Irlanda (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Llevaremos el agua a ebullición y, cuando hierva, añadiremos la cucharada de musgo de Irlanda y dejaremos que infusione durante 10 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, colaremos y beberemos.

Jengibre

Este remedio en particular se puede consumir como un té, y hay dos maneras de prepararlo.

Receta 1. Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharadita de jengibre rallado (5 g)
  • Azúcar moreno o miel (opcional)

Preparación

  • Calienta el agua hasta que hierva y añade la cucharadita de jengibre rallado.
  • Tapar y dejar reposar 5 minutos antes de beber. Si lo deseas, puedes endulzar con azúcar moreno o miel.

Receta 2. Ingredientes

  • ½ taza de agua (125 g)
  • 2 cucharadas de raíz de jengibre (20 g)

Preparación

  • Lleva el agua a ebullición, añade las dos cucharadas de la raíz del jengibre y deja que infusione durante 10 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, cuela y consume ante la primera señal de acidez.


Fuente