Las pestañas se han ganado un lugar muy importante dentro de nuestra rutina estética, ya que su buen estado nos permite conseguir una mirada expresiva y profunda.

Muchas tienen la fortuna de tenerlas largas y voluminosas de forma natural, mientras que otras deben esforzarse para tratar de destacarlas con diversos productos.

La aplicación de rímel y los rizadores son las formas más comunes de darles una mejor apariencia en cuestión de segundos. No obstante, su uso excesivo puede tener efectos contraproducentes y ocasionar debilidad y caída.

Por suerte, existen otros tipos de alternativas para aumentar su tamaño y hacerlas lucir más bonitas.

Entre estos nos encontramos con un interesante tratamiento natural que combina tres poderosos ingredientes para darles un “extra” de nutrición y fuerza.

En este espacio queremos contarte en detalle de qué se trata y cómo puedes prepararlo en casa para que disfrutes de sus beneficios.

Tratamiento natural para aumentar el tamaño de las pestañas

El tratamiento natural para fortalecer y aumentar el tamaño de las pestañas es una solución alternativa a los costosos productos que venden en el mercado con el mismo fin.

Consiste en la combinación de ingredientes como el aceite de coco, la vitamina E y el aceite de ricino, todos conocidos por sus aplicaciones cosméticas y medicinales.

Si bien se pueden obtener resultados positivos cuando se usan de forma individual, en este caso proponemos combinarlos todos para obtener un producto más completo.

No obstante, como no queremos que te queden dudas de sus bondades, a continuación te mencionamos las propiedades de cada uno.

 

Aceite de coco

El aceite de coco orgánico es un ingrediente rico en ácidos grasos esenciales y sustancias antioxidantes que se han utilizado con varios fines cosméticos.

Muchos lo usan como remplazo de las cremas corporales, pero también es beneficioso para el cuidado del cabello y las pestañas.

Una de sus principales virtudes es su acción limpiadora, idónea para quitar las impurezas y las células muertas.

Como remedio para las pestañas, crea una capa protectora que ayuda a minimizar la debilidad causada por los químicos del rímel y las toxinas del ambiente. Por si fuera poco, sus nutrientes las hacen engrosar y crecer de forma saludable.

Vitamina E

El aceite de vitamina E es un producto natural que se puede adquirir con facilidad en las farmacias y algunas tiendas de cosmética.

De sus propiedades se destaca su poder antioxidante, que frena el daño celular y otras reacciones negativas causadas por los radicales libres.

Su uso sobre las pestañas combate la debilidad y promueve su crecimiento natural para lograr la apariencia deseada.

Aceite de ricino

aceite natural para la zona íntima

Proveniente de las semillas de la planta de ricino, este aceite es uno de los más recomendados para recuperar la fuerza y grosor del cabello y las pestañas.

Su textura es mucho más pegajosa que la de otros aceites esenciales, pero esta es una de las propiedades que lo hacen tan bueno para este tipo de aplicaciones.

En la medicina alternativa se ha empleado contra las imperfecciones cutáneas y el alivio del dolor articular, aunque también ha sido un producto capilar preferido por muchas.

Su poder hidratante y alto contenido de nutrientes regenera el pelo dañado y lo fortalece para prevenir la caída.

¿Cómo preparar este tratamiento natural para las pestañas?

Cuál es el mejor aceite de coco

Todos los ingredientes que empleamos en este tratamiento son muy económicos y se pueden adquirir con facilidad en tiendas herbolarias o de belleza natural.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de aceite de coco (45 g)
  • 40 ml de vitamina E (el número de cápsulas dependerá del formato)
  • 3 ½ cucharadas de aceite de ricino (49 g)
  • 1 frasco de vidrio
  • 1 cepillo de rímel limpio

Preparación

  • Introduce los aceites en un frasco y mézclalos bien con una cuchara de madera.
  • Rompe unas cuantas cápsulas de vitamina E y agrégalas en el producto.
  • Tápalo bien y agítalo antes de cada aplicación.

Modo de uso

  • Todas las noches, tras retirar todo tipo de maquillaje para ojos, sumerge el cepillo de rímel en el tratamiento y aplícalo desde la raíz hasta las puntas. En caso de no contar con un cepillo puedes usar un hisopo de algodón o las yemas de los dedos.
  • No debes enjuagarlo ni frotarlo con paños húmedos. La idea es que actúe toda la noche mientras estas descansado.

Ten en cuenta que los resultados se comenzarán a notar después de algún tiempo de uso continuo.

Procura ser constante con su aplicación para sentir los cambios cuanto antes.


Fuente