El dolor en las piernas es una molestia muy común que puede desarrollarse por varias causas. La mayoría de los casos tienen que ver con enfermedades de las articulaciones o lesiones que afectan los ligamentos, tendones y huesos.

Por otro lado, existe un alto riesgo de padecerlo cuando no se lleva una buena alimentación y se hacen sobresfuerzos físicos durante el trabajo o el entrenamiento.

En este sentido es importante tener en cuenta que la ingesta y absorción adecuada del magnesio desempeña un papel importante tanto en la prevención como en su tratamiento.

Se estima que este mineral participa en cerca de 300 funciones del cuerpo y la salud muscular es una de las que más lo requiere.

El inconveniente es que resulta difícil mantenerlo en los niveles adecuados, aun cuando se incorpora de varias formas en la dieta.

Debido a esto hoy queremos compartir una forma alternativa de absorberlo para aprovechar sus propiedades relajantes y calmar la tensión de las piernas.

¿Quieres saber de qué se trata?

Ungüento de magnesio para calmar el dolor en las piernas

Tras descubrirse que el magnesio se absorbe con cierta facilidad a través de la piel, muchas compañías comenzaron a distribuir su aceite o loción, que no es más que cloruro de magnesio y agua.

Este se aplica en el cuerpo todos los días, ya sea antes de la ducha o por la noche, antes de acostarse a dormir.

El problema con el que muchos se han encontrado es que es un poco agresivo sobre pieles delicadas y provoca reacciones alérgicas.

Para evitar este tipo de efectos no deseados y potenciar sus efectos, podemos combinar el aceite con otros ingredientes antiinflamatorios que nos servirán como remedio contra el dolor y los problemas de circulación de las extremidades.

La receta que obtenemos es un poco cremosa, pero nos facilitará su aplicación a través de masajes.

Sin embargo, si prefieres que sea más líquida, puedes remplazar la manteca y la cera por ingredientes como el aceite de semillas de uva o de almendras.

Ingredientes

  • 7 ½ cucharadas de árnica (75 g)
  • 7 ½ cucharadas de hojas secas de consuelda (75 g)
  • ¾ de aceite de oliva (150 ml)
  • 1 cucharada de cera de abejas (15 g)
  • 3 cucharadas de manteca de karité (45 g)
  • 3 cucharadas de aceite de magnesio (45 ml)
  • 3 cucharadas de gel de aloe vera (45 g)
  • 1 frasco de vidrio

Preparación

  • Lo primero que tienes que hacer es mezclar las flores de árnica y las hojas de consuelda en un frasco de vidrio.
  • A continuación, agrega el aceite de oliva y ponlo a calentar al baño María.
  • Baja el fuego y déjalo reposar entre dos y tres horas, asegurándote de que el agua de remojo no se evapore por completo.
  • Cuando esté listo, agrega la cera de abejas en una cacerola y derrítela con el mismo método, o bien en el horno microondas.
  • Mezcla los dos ingredientes y agrega la manteca de karité para que se incorpore.
  • Retira el producto del fuego y déjalo enfriar hasta notar que una capa se acumula en su parte superior.
  • Mientras que el producto se va enfriando, combina el aceite de magnesio con el gel de aloe vera en un recipiente resistentes al calor.
  • Calienta agua en una olla y pon a calentar el recipiente en cuanto hierva (también al baño María).
  • Una vez los dos productos se mezclen, combina todo con la mezcla de cera.
  • Revuelve todo durante cinco minutos y déjalo solidificar.
  • Tapa bien el frasco de vidrio y almacénalo en un lugar fresco y seco.

Modo de aplicación

como-reducir-el-dolor-de-piernas

  • Toma una pequeña cantidad del producto y aplícalo sobre las piernas con suaves masajes ascendentes.
  • Frótalo durante unos 10 minutos y relájate.
  • Ten en cuenta que la absorción del magnesio tarda entre 20 y 30 minutos. Evita lavarte tus manos en media hora si no quieres desaprovechar el ungüento que queda en estas.

Otras aplicaciones…

Aunque este ungüento está recomendado para disminuir la inflamación y el dolor de las piernas, cabe destacar que también se le pueden dar otros usos.

Aprovecha sus propiedades en el tratamiento de:

  • Dolor en los hombros y cuello.
  • Tensión en la zona lumbar.
  • Rigidez en las articulaciones.
  • Dolor de cabeza tensional.
  • Dolor de estómago.
  • Náuseas y acidez del embarazo.

Si el dolor de las piernas no te deja hacer tus actividades con normalidad, prueba este remedio natural y disfruta de sus bondades.

Asimismo, trata de incrementar el consumo de magnesio a través de los alimentos que lo contienen.


Fuente