Tener un cabello liso y brillante ha sido desde siempre una tendencia de belleza femenina; aunque las ondas y los rizos dan un look muy especial, lo cierto es que el estilo liso se adapta con más facilidad a todos los rostros y peinados.

Quienes no tienen la dicha de tenerlo de forma natural a menudo recurren a tratamientos químicos o planchas para deshacerse de sus rizos rebeldes.

Si bien muchos estilistas han desarrollado técnicas para conseguir un alisado perfecto, la mayoría duran poco tiempo y dejan secuelas que se reflejan en la salud capilar.

Dado que los productos y las herramientas de calefacción son bastante agresivos, la melena puede perder sus aceites naturales y desarrollar debilidad desde el cuero cabelludo.

La buena noticia es que existen otras técnicas de alisado que no impactan de forma negativa sobre las fibras de pelo y, por el contrario, le otorgan varios beneficios.

Entre estas opciones nos encontramos con una crema casera que podemos preparar con ingredientes que suelen estar en la despensa.

A continuación te revelamos de qué se trata y cómo prepararla para conseguir un liso natural y sedoso.

¿En qué consiste esta crema casera para alisar el cabello?

La crema natural para alisar el cabello se obtiene de la combinación de leche de coco, limón, aceite de oliva y un poco de maicena.

Estos ingredientes tienen propiedades hidratantes y reparadoras que controlan el exceso de frizz o encrespamiento y las ondas rebeldes, para conseguir un alisado perfecto.

Aunque cabe aclarar que sus efectos no son tan rápidos como los de la plancha o los tratamientos químicos, tras varias aplicaciones se puede notar la diferencia.

Sus principales bondades se obtienen de la leche de coco, un alimento que se obtiene de la trituración de la pulpa blanca del fruto.

Esta se caracteriza por su alto contenido de ácidos grasos de cadena media y proteínas de alta calidad, cuya aplicación sobre el pelo repara los daños, retiene su humedad natural y facilita su alisado.

Como complemento, el aceite de oliva y el limón fortalecen las raíces del cabello y disminuyen la debilidad que conduce a la caída excesiva.

Aunque estos dos no tienen cualidades alisadoras como tales, sí son un apoyo para hacer que la melena sea más sedosa, manejable y fácil de peinar.

Los ácidos grasos omega 3 del aceite de oliva y las sustancias antioxidantes del limón crean un efecto protector contra el daño oxidativo y el exceso de calor.

Por su parte, la maicena actúa como un acondicionador natural, idóneo para eliminar el efecto eléctrico y esponjoso de los cabellos ondulados.

Su uso continuo potencia los efectos de la leche de coco, a la vez que facilita la tarea de alisar el pelo sin provocarle agresiones.

¿Cómo preparar esta crema casera para alisar el cabello?

Crema-alisar-cabello

Para preparar esta crema natural te recomendamos adquirir ingredientes orgánicos, ya que son los que conservan la totalidad de sus propiedades.

En el mercado suelen adquirirse en diversas presentaciones, pero algunas han sido sometidas a procesos de refinamiento que disminuyen su calidad.

De ser posible, prepara tú misma la leche de coco y verifica que el aceite de oliva sea extra virgen.

Ingredientes

  • 1 taza de leche de coco (250 ml)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (32 g)
  • El jugo de un limón
  • 3 cucharadas de maicena (30 g)

¿Cómo prepararla?

  • Para obtener la leche de coco, extrae la pulpa blanca del fruto y procésala en la licuadora con una taza de agua tibia.
  • Pasa el líquido a través de un colador de tela, reserva la harina para otras recetas y utiliza la leche para la fabricación de esta crema.
  • Pon el líquido en una olla y caliéntalo al baño María junto con el aceite de oliva, el jugo de limón y las cucharadas de maicena.
  • Déjalo a fuego bajo unos minutos, hasta notar que adquiere una consistencia cremosa.
  • Vierte el producto en un frasco de vidrio, déjalo reposar y comienza a utilizarlo.

Modo de aplicación

  • Toma la cantidad necesaria de crema y masajea el cabello y cuero cabelludo durante 5 minutos.
  • Asegúrate de cubrir por completo todo el pelo, cúbrelo con un gorro y déjalo actuar 45 minutos.
  • Calienta una toalla húmeda y ponla alrededor del gorro para hacer más efectivo el tratamiento.
  • Pasado el tiempo recomendado, enjuaga como de costumbre y péinalo con un cepillo suave mientras está húmedo.
  • Repite su aplicación, como mínimo, tres veces a la semana.

Recuerda que los efectos de este producto varían según el tipo de cabello y la regularidad con que lo apliques.

Incorpóralo en tu rutina habitual de belleza y comprueba que tiene muchos otros beneficios.


Fuente