Casi todo lo que nos rodea está fabricado con plástico. Lo vemos en las tiendas, en casa, en la oficina o en las vacaciones.

Desde hace unos 50 años el consumismo a nivel mundial y los hábitos cotidianos han cambiado la forma en que usamos este material. La mala noticia es que el plástico está arruinando el planeta debido a la contaminación de las aguas y la tierra.

En el espacio que tenemos a continuación te contamos por qué se trata de un asesino silencioso y qué hacer al respecto.

El plástico, ¿mejora o empeora nuestra vida?

En el día a día, el plástico es un protagonista esencial en nuestra casa.

Está presente en los envoltorios y envases de la comida, en los recipientes donde preparamos o almacenamos los alimentos, en los objetos que nos utilizamos para todas nuestras actividades… en definitiva, nos rodea y arrincona.

Si bien podemos pensar que las cosas de plástico usadas periódicamente mejoran nuestro nivel de vida, en el mediano y largo plazo son un peligro para nuestra salud y la del planeta.

Para saber a qué tipo de plástico estamos más expuestos en casa o el trabajo, debemos observar la parte inferior de los envases donde hay un triángulo con un número o unas letras en el centro.

No todos los plásticos son perjudiciales en el mismo nivel.

Estos son los plásticos más usados:

PET (tereftalato de polietileno)

Podría decirse que se trata del más frecuente ya que está presente en las botellas de plástico. Todo aquello que esté fabricado con este material se puede usar una única vez.

De lo contrario, puede emitir metales pesados y sustancias químicas que interfieren en la acción de nuestras hormonas.

HDP (polietileno de alta densidad)

Podríamos decir que es el “bueno” entre los plásticos. Igualmente no conviene despreocuparse del todo, ya que podría pasar sus productos químicos al agua.

LDP (polietileno de baja densidad)

Este tipo de plástico libera sustancias químicas a las aguas. Se emplea para producir las bolsas que luego envuelven los productos comestibles.

PVC o 3V (cloruro de polivinilo)

El PVC emite dos elementos extremadamente tóxicos que interfieren en el funcionamiento de las hormonas. Aunque este efecto colateral está comprobado, todavía se sigue usando, por ejemplo, en botellas.

PP (polipropileno)

Este es otro de los plásticos casi “benéficos” y suele ser translúcido o de color blanco. Se usa en botellas de jarabe, envases de yogur o cremas, etc.

PS (poliestireno)

Este plástico se utiliza para los envases de comida rápida o las tazas desechables de café. Cuenta con un compuesto que podría propiciar la aparición de cáncer (entre otras enfermedades).

PC (policarbonato)

Es el más peligroso de todos los plásticos usados en productos alimenticios, ya que segrega una sustancia muy tóxica para nuestro organismo. La mala noticia es que el PC es el empleado para fabricar biberones y botellas deportivas.

mujer tirando plástico

Enfermedades por usar plástico

La Universidad Miguel Hernández de Alicante (España) ha realizado una investigación en relación a una sustancia presente en muchos objetos fabricados con policarbonato: el bisfenol A.

Los cepillos de dientes, biberones y chupetes (entre otros) suelen contener este tipo de plástico el cual, según el estudio, puede provocar alteraciones en el metabolismo de los lípidos y la glucosa en sangre por lo cual causaría diabetes y problemas hepáticos.

A su vez podría aumentar el estrés oxidativo y ocasionar enfermedades cardiovasculares.

El Bisfenol A altera el funcionamiento del páncreas y lleva a una resistencia a la insulina.

Esto podría explicar en parte por qué hay tantos diabéticos en el mundo (Según indica la Organización Mundial de la Salud, en 2014 la enfermedad afectaba a 422 millones de personas).

Este compuesto sintético altera el sistema endocrino pero no es el único al que estamos sometidos.

Varias de las sustancias están presentes en los pesticidas que luego consumimos a través de las frutas y verduras y en los empaques de productos envasados que comemos todos los días.

plásticosY no solo en lo que ingerimos, sino también lo que usamos: disolventes, pinturas, pegamentos y empastes dentales.

En relación al bisfenol A, debemos decir que su utilización es masiva y que estamos en contacto con él desde que nacemos (o incluso desde el vientre materno).

¿Qué otras enfermedades provocan los aditivos tóxicos de los plásticos? La lista es aterradora, ya que se trata de las patologías que han aumentado en los últimos 30 años:

  • Cáncer (mama, útero, ovarios, cervix, cerebro, pulmón, próstata, hígado)
  • Linfomas
  • Quistes uterinos, infertilidad y abortos espontáneos
  • Hiperactividad y déficit de atención
  • Pubertad precoz en las niñas
  • Deformaciones del pene en los niños
  • Autismo
  • Mal de Parkinson
  • Enfermedades cardiovasculares y obesidad

¿Cómo protegernos de los peligros de los plásticos?

Si bien la solución que primero nos viene a la mente sería dejar de usar cosas de plástico esto se torna casi imposible. La razón es muy simple y ya lo hemos dicho… ¡Estamos rodeados de él!

Sin embargo podemos tomar algunas medidas y cambiar hábitos para reducir el contacto con estos productos y sustancias nocivas tanto para el ser humano como los animales, las plantas y el medio ambiente:

  • Evita comer y beber alimentos envasados en plástico.
  • Trata de no usar recipiente plásticos para guardar, servir o calentar la comida.
  • Usa frascos de vidrio o envases de acero inoxidable en la cocina.
  • No consumas bebidas o comidas de lata.
  • Prefiere biberones de vidrio para tus hijos (aunque creas que son más peligrosos cuando se caen).
  • No compres juguetes de plástico flexible y evita que los pequeños los muerdan o chupen.
  • No calientes la comida en el microondas si está en recipientes o envoltorios plásticos (tampoco de telgopor).
  • Deshecha los recipientes que estén desgastados o arañados.
  • No reutilices las botellas de plástico al hacer deporte o para cumplir con tus 2 litros de agua diaria.
  • No muerdas los bolígrafos ni ningún objeto plástico.

el plástico contamina

De esta manera no solo estarás previniendo enfermedades, sino que también ayudarás a frenar la contaminación del planeta.

REFERENCIAS:

Nuestro partícular asesino silencioso

Salud Humana

Plásticos, un peligro para la salud humana.