PANELES SOLARES GENERAN ENERGÍA A PARTIR DE LLUVIA

Un equipo de investigadores chinos desarrolló paneles solares que pueden generar energía a partir de gotas de lluvia. Para lograrlo recubrieron las células solares con una fina capa de grafeno, que, al entrar en contacto con la sal presente en el agua de lluvia, forma un pseudocapacitador a partir del cual se puede generar electricidad, gracias a la diferencia energética entre ambas capas. El desarrollo permitiría perfeccionar el rendimiento de los paneles, que podrían comenzar a producir energía sin necesidad de estar expuestos al sol.

Skyway

Si bien desde hace algunos años se conocen modos de producir electricidad a partir del agua salada y el grafeno (una forma de carbono puro de una sola capa atómica de espesor, un material muy resistente, flexible y de gran conductividad) un equipo de investigación de la Universidad del Océano de la ciudad de Qingdao (China), desarrolló un método a través del cual se podrá separar las sales que integran las moléculas de agua en iones de amonio, calcio y sodio. Así, los iones de carga positiva serán captados por una finísima capa de grafeno adherida a los paneles solares, formando un pseudocapacitador que generará  electricidad gracias a la diferencia energética entre ambas capas.

Según explica la revista especializada Science Alert, los iones con carga positiva son atraídos a la capa ultradelgada de grafeno para formar una capa doble (lo que técnicamente se conoce como pseudocapacitor) con los electrones ya presentes. Así, la diferencia potencial de energía entre las dos capas resulta lo suficientemente fuerte para generar una corriente eléctrica.

la nueva
La Nueva

Si bien el desafío es mejorar la eficiencia de este tipo de tecnologías –actualmente con un rendimiento aproximado del 6,5 por ciento, muy lejos del 22 por ciento de la mayoría de paneles solares actuales- los desarrolladores aseguran que se ha abierto una línea de investigación que permitirá crear paneles solares que podrán generar energía en todo tipo de climas, tanto en días soleados como lluviosos.

El desafío ahora es perfeccionar la tecnología para poder procesar la variedad de iones presentes en agua de lluvia, para maximizar la capacidad de generación eléctrica de los paneles.

Según un informe de Naciones Unidas de 2014 desde el año 2010 la generación de energía solar fotovoltaica (PV) aumentó en un promedio del 42 por ciento anual, junto a un aumento del 27 por ciento de la electricidad eólica producida en el mundo. Quizás uno de los ejemplos más contundentes respecto al interés en el desarrollo de energías limpias -liderado por los países más industrializados a nivel mundial- sea el hecho de que en 2015 Alemania lograra, por primera vez en su historia, que la energía eólica y la solar generasen más electricidad que la nuclear. Todo un hito que marca el camino que muchos países seguramente, deseamos, comenzarán a recorrer en los próximos años.

Fuente