De acuerdo con los científicos, la personalidad humana se define con la comprensión de quiénes somos y cómo reaccionar ante ciertas situaciones. Es decir, un individuo sigue ciertas pautas de conducta, cuyo conocimiento permite predecir su reacción.

Después de estudiar los tiburones de la costa este de Australia, los investigadores de la Universidad de Macquarie en Sídney también han encontraron en estos depredadores marinos signos de personalidad. Descubrieron que, estando en un entorno desconocido o sometidos a una prueba de esfuerzo, distintos tiburones mostraron diferentes respuestas claras y coherentes.

Durante el experimento, los tiburones fueron colocados en un tanque especial que durante un tiempo se convirtió en su nuevo hogar. El objetivo de los científicos era entender cuánto tardaban los tiburones en atreverse a salir del tanque.

En la segunda prueba, los animales fueron expuestos a una fuente de estrés para averiguar el tiempo que tardaban en recuperarse de la conmoción. Y descubrieron que los escualos no tenían tendencia a reaccionar de manera espontánea, sino que normalmente su comportamiento se mantenía dentro de un esquema particular. Por ejemplo, algunos tiburones mostraron valentía en todas las situaciones, mientras que otros tomaban decisiones con mayor rapidez.

“Los resultados demuestran que el tiburón no es una máquina sin alma, cada ejemplar es como una persona, con sus propias preferencias y comportamientos únicos”, resumió el profesor asociado de la Universidad de Callum Brown.


Fuente