El satélite permitiría comunicaciones de ancho de banda e imágenes de alta resolución, además ayudaría a la exploración de la ciencia robótica en apoyo al viaje de la Nasa a Marte. La agencia espacial añade que las tecnologías actuales que están en experimentación, como las de alta potencia de propulsión eléctrica solar o un paquete de comunicaciones ópticas, podrían mejorar en gran medida la velocidad de transmisión a través de sistemas de radiofrecuencia.

El proceso de planificación y formulación del proyecto está bajo la dirección del Programa de Exploración de Marte de la NASA, a través del laboratorio de la agencia de Propulsión a Chorro (JPL) en Pasadena, California. El objetivo es extraer las capacidades de la industria actual para mejorar el estudio del espacio profundo.

“Nuestro éxito en la exploración de Marte, para desentrañar los misterios del planeta rojo, depende de tener una comunicación de alta ancho de banda con la tierra y la imagen de arriba”, subrayó John Grunsfeld, astronauta y administrador asociado del Directorio de Misiones Científicas de la NASA en Washington agregando que “este nuevo orbitador utilizará la tecnología de vanguardia para revitalizar nuestra capacidad para seguir explorando Marte y apoyar la ciencia transformadora, incluyendo una potencial misión de retorno de muestras en el futuro”.

Por otra parte, la NASA comunica que busca la forma de aplicar este proyecto (en la medida de lo posible) en conjunto con sus socios internacionales, ya que históricamente ha habido contribuciones a las misiones de Marte como puede ser el Rover Curiosity y la nave espacial MRO, entre otras.

Este proyecto se suma a otros más ambiciosos que siguen en marcha como el que apunta a enviar seres humanos al planeta rojo o el próximo lanzamiento del módulo de aterrizaje Insgiht en 2018.

 

Fuente