Durante la época de exámenes muchos estudiantes, preocupados por su memoria,  utilizan estimulantes psíquicos para facilitar el aprendizaje de los temas.

Un 70% de personas mayores de 70 años sufren pérdida de memoria, algo que se considera inevitable aunque existen medios naturales para mantener y optimizar la memoria. Durante periódos de fatiga y estrés, es más común que aparezcan alteraciones de la memoria como olvidos, baja concentración y reducción de las prestaciones psíquicas. La alimentación, el sueño y una ligera actividad física son fundamentales para mantener y mejorar la memoria y la capacidad cognitiva.

 

 

La alimentación.

Tomar un desayuno al levantarse disminuye las lagunas de memoria y la pérdida de concentración. Cuanto más rico sea en glúcidos, mejor serán sus efectos. Por ello un buen desayuno que nos ayudará a conservar y mejorar la memoria y el poder de concentración deberá componerse de alimentos ricos en glúcidos y fibras:

  • Cereales integrales

  • Frutos secos.

  • Pan integral.

  • Crema de cacahuete.

  • Semillas.

Procurar eliminar de la dieta aquellos alimentos grasos con azúcar refinado añadido, especialmente la bollería industrial. Como siempre, recordar que siempre que se pueda se deben consumir alimentos ecológicos.

Una alimentación adecuada mejora la memoria

Controlar y distribuir el aporte energético diario.

Las comidas bajas en calorías no provocan sonmoliencia como las ricas en grasas y glucidos. Consumir muchos glúcidos al mediodía provoca un efecto sedante relacionado con la producción de serotonina. Por ello, durante la comida es mejor evitar el consumo de postres dulces, las patatas, el arroz blanco y el maiz.

Lo más adecuado es repartir el aporte energético cotidiano en 3 comidas en horas regulares. Para reforzar la estructura de las neuronas es bueno evitar ácidos grasos saturados, responsables de la formación del colesterol malo.

Procurar comer a mediodía:

  • Pescado azul.

  • Nueces

  • Aceite de lino

  • Salvado de trigo.

Evitar:

  • Charcutería.

  • Mantequilla.

  • Salsas preparadas.

  • Piel de ave (gallina, pollo).

  • Queso y demás lácteos.

Vitamina B, esencial para la memoria.

Las vitaminas, especialmente las del grupo B (B1,B6,B9 y B12) son de suma importancia para el ejercicio de memorización. Esto es debido a que estas vitaminas forman parte del proceso de fabricación de la acetilcolina, neurotransmisor indispensable en las funciones de aprendizaje.

Para un buen aporte de Vitamina B consumir:

  • Salmón.

  • Hígado.

  • Espinacas.

  • Pistachos.

  • Huevos.

 

 

Llevar una vida sana.

  • Dormir bien y suficiente.

Numerosos estudios desmostraron que la memorización de nuevas informaciones o datos tiene lugar durante el sueño. En esta fase se consolida la memoria, lo cual permite desarrollar nuevas competencias y retener la información. Si se tiene falta de sueño, se inhibirá el proceso de aprendizaje.

Quedarse toda la noche estudiando sin dormir es más bien perjudicial. Se aconseja dormir entre 6 y 8 horas para aprovechar los beneficios del sueño.

Si el organismo está falto de sueño, la vivacidad, la concentración y la vigilancia se perturban de forma considerable.

Una siesta diaria fantástico para la memoria

Viva la siesta.

Una siesta de 30 minutos permite ganar entre una y  dos horas de sueño nocturno. La siesta es un sueño lento y profundo, que es el más reparador para el organismo.

Hacer todos los días una siesta corta es beneficioso para la memorización. La siesta también aumenta el rendimiento intelectual y libera la creatividad.

Un poco de actividad física.

La actividad física contribuye a conservar y mejorar las facultades cognitivas. Un aumento de la capacidad cardiovascular es bueno para mejorar el rendimiento neurocognitivo. Se recomienda realizar 30 minutos diarios de ejercicios aeróbicos y de musculación.

La memoria puede mejorarse pues llevando una vida sana y privilegiando alimentos sanos y naturales. Por otro lado, dormir bien y las horas suficientes es un factor importantísimo para conservar una buena capacidad cognitiva.

Una vida sin estrés que anteponga el bienestar a todo lo demás es el mejor remedio para numerosos males y dolencias.

Fuente