Los problemas de salud visual han incrementado de forma considerable en las últimas décadas y, aunque la mayoría suele ignorarlo, es una situación relacionada con el uso excesivo de dispositivos electrónicos.

Aunque muchos casos tienen su origen en cuestiones genéticas y ambientales, cada vez son más los pacientes que desarrollan problemas en sus ojos por su continua exposición a las luces de las pantallas.

Lo más preocupante de todo es que, a pesar de las advertencias, muchos continúan utilizando estos elementos sin tomar medidas preventivas y pasando por alto algunos cuidados que minimizan los efectos negativos de su uso.

Si bien las consecuencias no se manifiestan de manera inmediata, con los días, se presentan cuadros de estés visual y algunas molestias que afectan la capacidad para ver con claridad.

Debido a esto, es primordial tener más cuidado con la salud de los ojos, adoptando hábitos saludables que ayuden a mantenerlos fuertes.

Entre esto nos encontramos con algunos ejercicios sencillos que, practicados todos los días, relajan la vista y la fortalecen.

¡Descúbrelos!

1. Ejercicio de relajación

Este sencillo ejercicio de relajación es perfecto para descansar la vista durante una larga jornada de trabajo frente al ordenador.

Su práctica ayuda a calmar el estrés visual y, de paso, mejora la agudeza visual y reduce la sensibilidad a la luz.

¿Cómo hacerlo?

  • Aléjate de todas las pantallas, preferiblemente a un lugar tranquilo, y frota las palmas de las manos limpias hasta que percibas una sensación de calor.
  • A continuación, cierra los ojos y cúbrelos con las manos calientes, sin ejercer presión.
  • Al cubrirlos asegúrate de que la nariz quede libre para respirar, pero que los dedos queden bien juntos para que no entre luz.
  • Imagina una oscuridad profunda y enfócate en relajar la vista mientras haces una respiración lenta.
  • Mantén el ejercicio durante 2 o 3 minutos y abre de nuevo los ojos.

2. Abrir y cerrar fuertemente

Abrir y cerrar los ojos de manera exagerada es una actividad interesante para relajar la vista y reducir los efectos de las luces de las pantallas.

Por sencillo que parezca, su práctica relaja los ojos, aumenta la lubricación natural y ayuda a prevenir el enrojecimiento.

¿Cómo hacerlo?

  • Cierra los ojos fuertemente durante 5 segundos y, en seguida, ábrelos tanto como puedas, otros 3 o 5 segundos.
  • Realiza de 10 a 12 repeticiones seguidas.

3. Ejercicio con las yemas de los dedos

Ejercicio con las yemas de los dedos

Un sencillo ejercicio de relajación con las yemas de los dedos nos pueden ayudar a aumentar la humedad natural de los ojos y evitar así la sequedad por el uso continuado de dispositivos electrónicos.

¿Cómo hacerlo?

  • En un lugar tranquilo, sin mucha luz, cierra los ojos y dales un suave masaje con las yemas de los dedos.
  • Presiona con cuidado los párpados superiores y haz movimientos circulares durante 8 o 10 segundos.
  • Completa 8 repeticiones y descansa.

4. Movimientos circulares

Los movimientos circulares de los ojos son un ejercicio de fortalecimiento visual que puede ayudar a prevenir el deterioro de la córnea y la mácula.

Al realizarlo disminuye el estrés causado por el cansancio y, a su vez, aumenta la humedad y la circulación.

¿Cómo hacerlo?

  • Mueve los ojos de forma circular en el sentido de las agujas del reloj.
  • Realiza el movimiento 21 veces, descansa 30 segundos, y repite el movimiento, la misma cantidad, en el sentido contrario.

5. Ejercicio de enfoque

Enfoque

Las actividades centradas en el enfoque son muy buenas para aumentar la agudeza visual y combatir la visión borrosa.

En este caso nos ayudaremos con un lápiz, pero también se puede hacer con muchos otros objetos.

¿Cómo hacerlo?

  • Toma un lápiz con una de tus manos y estira el brazo hacia el frente tanto como te sea posible.
  • Mueve la mano de forma lenta, acercando el lápiz hacia la nariz sin dejar de mirarlo.
  • Ahora muévelo hacia los lados y el frente, siempre manteniendo el enfoque.
  • Realiza entre 10 y 20 repeticiones.

6. Escritura imaginaria

La escritura imaginaria es una actividad de fortalecimiento visual que contribuye a evitar el deterioro prematuro de los ojos.

¿Cómo hacerlo?

  • Párate frente a una pared, preferiblemente blanca, y simula que estás escribiendo con los ojos, sin mover la cabeza.
  • Cuanto más grandes logres hacer las letras, más fuerte se hará tu vista.
  • Descansa 20 segundos y haz 5 repeticiones.

En conclusión, dedicando solo unos cuantos minutos al día, podemos fortalecer la salud visual de forma natural y efectiva.

Práctica estas actividades una vez al día y descubre que son buenas opciones para relajar tus ojos cuando empiezan a sentirse cansados.


Fuente