El clima continúa cambiando debido a la gran cantidad de carbono que los humanos emiten a la atmosfera, y lamentablemente los océanos están particularmente sufriendo por el derretimiento del Ártico, la acidificación, y las altas temperaturas de la superficie. Pero espero, estas no son las únicas dificultades de la vida marina, estos también están perdiendo oxígeno, como lo indica un nuevo estudio.

Como la mayoría de la vida marina depende del oxígeno disuelto en los océanos, es preocupante que diferencias notorias han sido observadas en las concentraciones de gas en las aguas del mundo. La reducción de oxigeno afectará profundamente la biodiversidad del océano, aunque como muestra el estudio publicado Global Biochemical Cycles, no todas las regiones serán afectadas de la misma manera o sobre el mismo periodo de tiempo.

“La pérdida de oxígeno en el océano es uno de los efectos colaterales más serios del calentamiento global, y una gran amenaza para la vida marina,” explica el autor líder Mathew Long del Centro Nacional de Investigación Atmosférica. “Ya que las concentraciones de oxígeno en el océano varían naturalmente dependiendo de las variaciones del viento y la temperatura en la superficie, ha sido desafiante atribuirle la desoxigenación al cambio climático. Este nuevo estudio nos dice cuando podemos esperar el impacto del cambio climático para agobiar la variabilidad natural.”

0001oceanoss7

Casi todo el oxígeno que se encuentra en los océanos del planeta se origina en la superficie, ya sea al disolverse directamente en las aguas superficiales o al ser producidas por los fitoplánctones que dependen de los rayos solares. El agua fría es conocida por contener más oxígeno disuelto que el agua caliente, entonces si la temperatura del agua superficial aumenta en todo el mundo, la habilidad de los océanos para absorber oxigeno será verá obstaculizada.

El impacto no acaba ahí. En tanto el agua caliente se expande, se vuelve menos densa que el agua fría, lo que significa que es menos capaz de mezclarse con agua frías más profundas. Esto reduce la cantidad de circulación de agua e impacta los niveles de oxígeno encontrados en las profundidades del océano. Otro estudio, investigó el impacto del cambio climático en los márgenes continentales del mar profundo y encontró que estos ecosistemas y la diversidad de la vida marina que contenían ya estaba bajo amenaza.

Si bien los autores del primer estudio reportan que la desoxigenación ya es detectable en algunas partes del Océano Pacifico, ellos esperan que este problema esté extendido por el 2030 o 2040, y que para el 2100 la mayoría de las regiones habrán sido impactadas. Ahora la preocupación es que los efectos pueden durar por décadas, lo que significa que incluso si controlamos nuestra emisión de carbono ahora, quizás ya “pusimos la pelota a rodar” en algunas áreas.

Gizmodo