Salir de nuestra zona de confort es algo positivo. Entonces, ¿por qué nos cuesta tanto? La zona de confort es una zona “no peligrosa”, donde nos sentimos seguros, pero también es donde nuestros sueños y la toma de riesgos tienen sus mayores límites.

Seguramente no eres consciente de si te encuentras o no en tu zona de confort, por eso las mentiras que vamos hoy a conocer te ayudarán a identificar si te encuentras o no dentro de esta zona.

¿Estás preparado para descubrir si aún estás atrapado en tu zona de confort? ¡Vamos a ello!

No tengo por qué hacerlo, no es el momento

Una de las principales mentiras que solemos decirnos a nosotros mismos es que aún no es el momento de hacer algo. Igualmente, también nos decimos que no tenemos por qué hacerlo.

Es lógico que pienses esto, ya que nadie está obligado a salir de su zona de confort. Sin embargo, debes saber que si te mantienes en ella no podrás crecer.

Además, sabes bien que estas frases que aparecen por tu mente sobre que no es el momento o no tienes por qué hacerlo, simplemente son una resistencia al cambio. Es normal que tengas miedo, pero todo cambio es positivo.

Crecer y descubrir qué te puede deparar la vida es algo que debería pesar mucho más que todas estas mentiras.

Empezaré cuando…

mujer-sujetando-sombreros

Retrasar algo que sabes que deberías hacer, pero por diversos motivos no lo haces ya, provoca que estés evitando enfrentarte a algo que es bueno para ti. Continuamos con esa resistencia que manifiestas con una mentira. En este caso es, más bien, un autoengaño.

No estás renunciando al sueño. De hecho, sabes que puede ser positivo y que debes hacerlo. El problema es que lo aplazas, al igual que puedes aplazar todo aquello que te gusta, como pueden ser unas vacaciones o un capricho.

Si deseas hacer algo, ¡no lo retrases! No tendrás otra oportunidad, pues puede que cuando tomes la decisión ya sea demasiado tarde. No pierdas tu tiempo con aplazamientos. Si deseas algo, ponte manos a la obra ¡ahora!

No es para mí

mariposa-entre-dos-manos

La excusa perfecta se concentra en la mentira de “no es para mí”, cuando realmente te deberías cuestionar si es que hay algo que pueda no ser para ti.

Quizás te encuentres muy poco seguro y, tal vez, tu autoestima no esté pasando por su mejor momento. No obstante, a pesar de esto, el “no es para mí” sigue siendo una mentira.

¿Sabes si realmente no es para ti? ¿Te has puesto a prueba? ¿Has comprobado si te gusta o no? Hasta que no te pongas manos a la obra no podrás juzgar antes tiempo, porque si así lo haces te estarás limitando.

No hay límites, a menos que tú te los impongas. ¿Salimos ya de nuestra zona de confort?

No sé cómo hacerlo

Es normal, nadie nace sabiendo y, por ende, debemos aprender a hacer las cosas. Sin embargo, esta frase encierra una gran mentira. No sabes cómo hacerlo ni es algo que quieras saber.

¿Por qué no te enfrentas al reto? ¿Es que tienes algo que perder?

rama-a-contra-luz

Está claro que no sabes cómo hacerlo, pero puedes saberlo después de aprender, ¿verdad?

Aunque siempre va a ser más fácil quedarse de brazos cruzados, en nuestra zona de confort, mientras vemos cómo todas las oportunidades pasan por delante de nuestros ojos y nosotros nos quedamos soñando con alcanzarlas.

Siempre que pienses que no puedes hacer algo, así será; si crees que tienes límites en cuanto un reto, no habrá forma de derribarlos.

Tu mente es poderosa y en ella reside toda la fuerza de poder salir o residir en tu zona de confort. Eso sí, es importante que dejemos de mentirnos. Si no deseas salir de tu zona de confort exprésalo claramente, pero no te mientas.

Y tú… ¿has salido ya de tu zona de confort? ¿Seguirás creyéndote tus propias mentiras?


Fuente