Una interesante iniciativa a favor del Medio Ambiente se dio a conocer en esta jornada por parte de Ericsson junto con la empresa Entel y el ministro de la cantera en Chile, Pablo Badenier, con el que se pretende reducir el impacto que producen los teléfonos y equipos electrónicos.

De acuerdo a Ahoranoticias y Retema, el proyecto se enmarca dentro de la Ley de Fomento al Reciclaje, y que contempla que los dispositivos que sean clasificados como desechos, sean retirados de las bodegas de la compañía de telefonía y luego transportados por mar hacia un socio de reciclaje, aprobado por la empresa multinacional sueca.

A partir de ese punto, comienza un proceso de clasificación y desmantelamiento, para luego enviar los equipos a las principales instalaciones para finalizar su reutilización como materia prima.

Una iniciativa que podría atacar el problema existente en Chile con respecto a la basura electrónica que se genera en la población, ya que según datos de la ONU, cada chileno genera 9,9 kilos de este tipo de desechos, casi el doble del promedio mundial.

Lo interesante del programa es que no solo integra a teléfonos móviles, sino que también se pueden obtener diversos equipos electrónicos que estén asociados a la operación y transmisión de telecomunicaciones, como sucede con las antenas, cajas de red, módems, entre otros.

Como sabemos, los residuos generados por estos aparatos tienen efectos nocivos en la salud, ya que contienen metales como el plomo y mercurio, que afectan al sistema nervioso central, respiratorio y renal.

Fuente