Si existe una verdura con poderes depuradores y que ayude a reforzar las defensas esa es la remolacha.

La remolacha es rica en vitaminas, minerales y fibra, por ello se le conoce como  el verdadero elixir de la salud.

Recurrir a los productos frescos y naturales y lograr beneficios para nuestra salud no es nada novedoso. Sin embargo, una medicina enfocada principalmente a lograr que los laboratorios vayan vendiendo sus compuestos químicos, ha propiciado que la medicina natural pase a ser cosa de grupos minoritarios de personas.

Es un enorme error pues previniendo enfermedades se conseguiría una sanidad pública mucho más saneada y efectiva.

Nosotros pretendemos demostrar que es un error, que la medicina natural a base de platas previene enfermedades y procura bienestar de forma natural, sin daños colaterales.

Es un grave error tratar de curar con química. La química puede eliminar un problema causando daños indeseados en otros órganos, pero si no se va a la causa verdadera del mal que se padece, este continuará molestándonos.

La remolacha es una fuente infinita de bienestar
Un buen jugo de remolacha extraído en frío es la mejor medicina

Una alimentación basada en los productos que encontramos en los supermercados puede causar un problema de carencia nutricional debido a la baja calidad de los mismos además de contribuir al cambio climático por los kilómetros que recorren los alimentos antes de llegar a comercio.

La remolacha, el elixir natural de salud.

Pocos o ningún médico va a recetarte tomar zumo de remolacha extraído a bajas revoluciones. Pero si lo pruebas percibirás mejoras sin que ningún órgano sufra daños de nigún tipo.

La remolacha es una fuente de salud y bienestar

La remolacha contiene casi todos los minerales más importantes – calcio, fósforo, sodio, magnesio, hierro, cobre, manganeso, flúor, cloro, azufre, litio y bromo- así como vitaminas C, B1, B2 y B12.

Numerosos estudios revelaron que un consumo regular de remolacha previene la pérdida de minerales de huesos y dientes, frena el envejecimiento y la aparición de la arterioesclerosis además de estimular las tareas intestinales.

Gracias a los aminoácidos como la betaína, el consumo de remolacha mejora el intercambio de sustancias, regula la presión sanguínea y estimula el hígado. Debido a su contenido en hierro, la remolacha está especialmente indicado en casos de anemia.

También se recomienda tomar en caso de gripe, bronquitis, neumonía y cuando existen alteraciones de la bilis y el estómago.

Más aún : la remolacha produce un efecto calmante en el sistema nervioso y el cerebro.

Se recomienda siempre utilizar verduras y frutas ecológicas para evitar la ingesta de pesticidas y demás moléculas utilizadas en la agricultura intensiva. Por otro lado, la mejor forma de tomar remolacha es en forma de cóctel extraído con un extractor de jugos de baja revolución ya que de esta forma se aprovecha verdaderamente todo el contenido de fruta y verdura.


Fuente