Todos los días se desechan enormes cantidades de productos alimentarios de todo tipo. La fruta, por diversas causas, quizás sea el alimento más proclive a ser desechado. Esta triste realidad fue lo que impulsó a la francesa Soizic Ozbolt a fundar la “start up” Maydine en junio de 2015.

336 toneladas de fruta se pierden anualmente en Francia.

Maydine compra y recupera la fruta que no se vende en su región (Lyon) y la transforma en golosinas gelatinosas (Fwee) conocidas como cuero de fruta  mediante un proceso de deshidratación cuya receta, proveniente de Oriente,  es muy antigua. Durante el proceso de fabricación no se añade ningún azúcar ni productos químicos.

Maydine compra a productores ecológicos y a quienes practican una agricultura razonada lejos de la química sintética.

La fruta utilizada para fabricar el Fwee es:

  • Aquella no conforme a los requerimientos estéticos que demanda el comercio y que no encontraron comprador en la industria transformadora.
  • Fruta rechazada por las centrales de compras y devuelta al productor, que ya no encuentra un nuevo comprador (esta fruta ya está madura y no soportaría más transporte).
  • Fruta cosechada que no encuentra comprador debido a la competencia económica de los productos extranjeros, cuyo precio generalmente es menor. O debido a que la oferta es mayor que la demanda.

Soizic Ozbolt descubrió este método de fabricación durante sus viajes a Oriente y decidió aplicarlo en Francia para aprovechar los invendidos agrícolas (muchas veces la fruta no tiene el calibre necesario para ser vendida).

Recuperar la fruta desperdiciada y convertirla en golosina

Comprando directamente a los productores y transformándola en cuero de fruta se evita el derroche de alimentos y con ello se aprovecha el trabajo humano, la energía consumida, el trabajo de la tierra, agua y un largo etcétera de recursos que, de otra forma, resultarían vanos.

El consumidor se beneficia de una golosina natural, sana y deliciosa. Por su parte, los productores ingresan un dinero que de otra forma no conseguirían.

El Fwee, o Cuero de fruta es una golosina muy popilar debido a:

  • La técnica de fabricación es muy simple (ancestralmente bastaba con un pasa puré, un buen día de sol y un trapo limpio).
  • El cuero de fruta se converva mucho tiempo y permite consumir fruta todo el año.
  • Durante su producción y conservación se consume poca energía.
  • Permite transformar una gran cantidad de forma rápida y sin desperdiciar nada.
  • El resultado es una golosina sana y deliciosa que no sienta mal.

Manzana, cereza, albaricoque y demás frutas se convierten en Fwee y se venden en bolsitas de 30 gramos a 2,5 euros. De momento la venta se realiza por internet y una tienda en Lyon.

Anualmente se desechan toneladas de fruta comestible

Un taller itinerante que visitará al productor en su casa.

En mayo de 2016, Maydine se convertirá en un taller itinerante de transformación que permitirá a Sozic fabricar sus golosinas sobre el terreno. De esta forma, el productor no deberá preocuparse por la logística con el consiguiente ahorro en tiempo, energía y contaminación.

Después de haber logrado la financiación necesaria a través de una plataforma de crownfunding ( en 5 días rebasó la cantidad solicitada para hacerse con un equipo de trabajo profesional), Soizic puede deshidratar 200 kilos de fruta diaria, de esta forma puede intentar ampliar su actividad y la gama de productos. Por lo tanto en breve llegarán al mercado golosinas naturales de nueces, hiebas aromáticas etc etc.

Aca dejamos la pagina de esta buena iniciativa : http://www.fwee.fr/

Fuente