En guia de jardineria nos encanta experimentar, hace unos dias me propusieron a ver si era capaz de germinar un tomate pero no un tomate cultivado por nosotros, sino intentar germinar un tomate de los que compramos en el supermercado. La verdad que la idea suponía un gran reto y sobre todo una muy buena idea para poder probar de hacerlo en casa, así que hoy os traemos el resultado.

Muchos productos que compramos en el supermercado nos sirven para poder usar sus semillas y poder sembrar nosotros en casa, casi todas las frutas como por ejemplo el limón aunque no todos, por ejemplo el calabacín y el pepino no nos servirían, pues no tienen las semillas formadas a la hora de recolectarlos.

Así que manos a la obra, vamos a germinar un tomate que compremos en el supermercado de una forma totalmente diferente, nada de sacar la semilla y guardarla, vamos a sembrar directamente el tomate y en poco tiempo vamos a comprobar que pasa, si germina o no germina. Lo interesante de todo esto es experimentar y si podemos involucrar a los niños para que vean y disfruten de las plantas, en tan solo 5 o 6 días podremos ver los resultados.

Si vamos a cultivarlo para que nos de tomates, debemos fijarnos a la hora de comprar el tomate que no tenga en el nombre la palabra “Híbrido” o “F1” ya que esos tomates nos pueden dar mas de una sorpresa a la hora de recoger los frutos.


Fuente