A fines de 2014, el holandés Pepijn van der Krogt y el chileno Nicolás Ruiz estaban buscando solucionar la dificultad de cultivar plantas en interior. Esa inquietud personal los llevó a desarrollar una poderosa tecnología para poder controlar operaciones de cultivo, incluyendo desde verduras como tomates, flores o cannabis.

Así, este duo de emprendedores creó Cloudponics, un interesante modelo que surge por el programa de aceleración Start-Up Chile de CORFO y que también egresó del programa Wearable IOT World Lab en San Francisco, California. En el camino y para especializarse aún más se ascociaron con General Hydroponics y Black Dog LED, dos empresas americanas líderes en nutrientes hidropónicos y luces de crecimiento especialmente desarrollados para el cultivo de cannabis.

Así llegaron a “GroBox”, un dispositivo completamente automatizado y controlado por app que le permite a cualquier persona cultivar en su hogar hasta 6 plantas de cannabis (200 gramos en promedio cada 3 meses)  desde la semilla hasta su cosecha sin complicaciones, manejando y controlando los aspectos más vitales para el crecimiento de las plantas por medio de la automatización y el control de cada parámetro para optimizar el crecimiento en el hogar, todo controlando desde el celular.

Nicolás Ruiz en conversación con VeoVerde nos cuenta cómo fue el proceso de creación de este emprendimiento.

“Desde el año 2009 que cultivo cannabis en interior con hidroponía, literalmente adentro del closet. La experiencia del cultivo es agridulce, especialmente con hidroponía, porque cuando uno lo hace bien y logra buenos resultados, la satisfacción es enorme. Pero cuando uno se equivoca y llega a perder sus plantas que han tomado meses de trabajo, la frustración es terrible. Ahí nace la idea de poder automatizar ciertos parámetros como pH, concentración de nutrientes, temperatura, luz y humedad, para permitirme poder irme a la playa el fin de semana y saber que las plantas están bien cuidadas”.

“Durante años no fue más que un sueño, hasta que conversando con mi amigo Pepijn van der Krogt decidimos emprender con el desarrollo de una tecnología para automatizar el cultivo hidropónico de frutas y verduras. A mediados del 2014 postulamos a Startup Chile y quedamos seleccionados para la generación 11 (aporte de 20 millones de pesos)”.

De esta forma, Nicolás y su socio holandés renuncian a sus trabajos, se ponen de cabeza a estudiar el mercado del cannabis legal en Estados Unidos y al darse cuenta del potencial de crecimiento que se empina por sobre el 70% anual, le proponen a sus ejecutivos desarrollar más fuerte Cloudponics.

“A pesar de que el foco inicial lo pusimos en el autocultivo de cannabis, la tecnología se desarrolló desde un principio pensando en que pueda ser escalada y utilizada para el cultivo comercial de todo tipo de plantas (verduras, frutas, flores, cannabis). La tecnología Cloudponics puede revolucionar la forma en que se cultivan plantas, permitiendo que finalmente la hidroponía tenga un rol principal en la producción de plantas. A groso modo, la hidroponía es una técnica de cultivo muy antigua que se basa en que las raíces de las plantas no están en tierra, sino que están suspendidas en una solución de agua con nutrientes, la cual debe ser cuidadosamente regulada periódicamente para asegurar que todos los parámetros (temperatura, pH, oxígeno disuelto, nutrientes) estén dentro de los rangos óptimos”, nos relata Nicolás.

Eso sí, el socio creador de “GroBox” nos advierte que “El problema es que la hidroponía es una técnica que requiere de conocimientos y cuidados diarios, por lo que la mano de obra requerida para mantener una operación hidropónica es cara (en Estados Unidos, de los costos operacionales de un cultivo hidropónico, 70% es mano de obra). Con nuestra tecnología, el proceso se puede automatizar y ser controlado remotamente, reduciendo de forma importante los costos. Otra tecnología que usamos junto a la hidroponía es el uso de luces de crecimiento LED de bajo consumo, lo que permite cultivar en ambientes cerrados en cualquier parte del mundo”.

Según Nicolás, los estudios indican que de aquí al año 2050 no va a alcanzar la producción de comida para la población mundial, “por lo que es necesario hacer un cambio importante al ya añejo método de producción que esencialmente no ha variado en los últimos 100 años. Es importante comentar que el 70% del consumo humano de agua es para agricultura. La hidroponía consume un 10% del agua que consumen métodos tradicionales de riego con tierra. Si pudiéramos convertir todos los cultivos a hidroponía, solucionamos con creces los problemas de escasez de agua que son cada vez más agudos”.

La conclusión para Nicolás y el equipo de Cloudponics es clara respecto al presente y futuro de este emprendimiento en particular.

“Startup Chile vio en nosotros un equipo ganador con la capacidad de no sólo desarrollar exitosamente una tecnología compleja en un área que aún es polémica, sino que también venderla en mercados externos al latinoamericano, como lo es USA y Canadá. A la fecha llevamos vendidas en preventa 70 unidades en 6 semanas, y estamos próximos a cumplir con las 100 unidades que tenemos contempladas para nuestro primer batch, el cual entregaremos este invierno (aproximadamente agosto)”.

Fuente