JOVEN INVENTA MÁQUINA QUE PRODUCE ENERGÍA OCEÁNICA

Una adolescente de 14 años inventó un dispositivo que genera energía a partir del movimiento de las corrientes oceánicas. El objetivo de la joven –que fue premiada con el Discovery Education 3M Young Scientist Challenge 2015– es que su invento se convierta en una fuente de energía alternativa de bajo costo mediante la cual las poblaciones de países en desarrollo puedan utilizar tecnologías de desalinización del agua y así poder garantizar su acceso al agua dulce. El invento, que costó sólo 12 dólares y ya despertó el interés de lxs científicxs, le permitió a la joven obtener un premio de 25 mil dólares que utilizará para estudiar en la universidad.

Hannah Herbst explica cómo funciona su invento, construido a partir de un sistema que costó sólo 12 dólares y que funciona a partir de una hélice impresa en 3D, tubos de PVC, una polea y un generador hidroeléctrico / Captura de pantalla/ Ecoinventos

Cada día recibimos nuevas noticias respecto al avance en la generación de energías renovables, como el caso de Alemania -país que prevé producir, por primera vez en su historia, más electricidad a partir de fuentes de energía eólica y solar por sobre la electricidad proveniente de la energía nuclear; o inventos como los autobuses que funcionan a base de aguas residuales.  Sin embargo, la noticia de hoy entusiasma no sólo por el invento en sí, sino por la juventud de quien es ya toda una promesa de la ciencia.

Se trata de Hannah Herbst, una joven oriunda de Florida (Estados Unidos) de tan sólo 14 años que, a partir del relato de una amiga por correspondencia que vive en Etiopía, se interesó en la forma de ayudar a aquellas poblaciones con grandes dificultades para acceder a un derecho humano básico y universal, como es el agua.

Así, la joven ideó un sistema que genera energía renovable con el movimiento de las corrientes oceánicas. ¿Cómo lo hizo? A partir de un sistema basado en una hélice impresa en 3D, tubos de PVC, una polea y un generador hidroeléctrico a partir del cual logró producir y almacenar suficiente energía para alimentar una lámpara LED, aunque Hannah cree que si pudiera invertir en la construcción de un prototipo más grande, podría cargar tres baterías en una hora.

La importancia del invento reside en que permitiría suministrar –de forma económica y sustentable- energía suficiente para una bomba de desalinización que permitiera filtrar el agua de mar y convertirla en agua potable.

ecoinventos
Hannah Herbst, de sólo 14 años, fue premiada con 25 mil dólares por su invento. La importancia de su propuesta reside en que permitiría suministrar –de forma económica y sustentable- energía suficiente para una bomba de desalinización que permitiera filtrar el agua de mar y convertirla en agua potable / Ecoinventos

La energía oceánica es un tipo de energía renovable generada a partir del movimiento del agua en los océanos del mundo, capaz de producir grandes cantidades de energía cinética o energía en movimiento. De esta forma, la energía generada a partir del movimiento de los mares puede utilizarse para generar electricidad que alimente las casas, el transporte y la industria.

Por Cecilia González