El Mindfulness se ha convertido en todo un estilo de vida. Sin embargo, aún nos da cierta pereza incluir esta forma de experimentar nuestro día a día como una parte de nuestra rutina.

Esto sucede porque es infinitamente más sencillo vivir en piloto automático. No obstante, hacer esto tiene graves consecuencias. Una de ellas es que cuando llegue el final de tu vida te des cuenta de que no la has saboreado tanto como debieras.

El pasado y el futuro están demasiado presentes en el ahora. Las preocupaciones, la ansiedad y los pensamientos rumiantes también.

Lee: 4 claves psicológicas para vivir en el aquí y el ahora

Todo esto nos aparta de lo que el Mindfulness nos intenta enseñar. Centrarnos en el momento presente y disfrutar de las pequeñas cosas que nos está brindando la vida.

El Mindfulness puede realizarse incluso caminando

Tenemos la creencia errónea de que el Mindfulness es similar a meditar. Por lo tanto, hay que estar quietos, intentar dejar pasar los pensamientos sin fijarnos en ellos, etc.

Pero, el Mindfulness no solo es esto, sino que pretende ir más allá. La meditación solo es una base que luego debe extrapolarse a la vida diaria.

Puedes practicar Mindfulness caminando, comiendo, trabajando, escribiendo, dibujando, viendo una película… No existen límites. Sin embargo, seguro que ahora mismo te estás preguntando cómo se hace esto.

La respuesta es sencilla. Hay que apartar cualquier pensamiento que pueda distraernos de lo que estamos haciendo.

Piensa en algo que hagas que te absorba por completo. Puede ser construir una maqueta, por ejemplo. Pues intenta hacer eso, llevar esa misma situación, a otras facetas de tu vida.

Cuando camines, observa cómo tus pies están en contacto con el suelo, cómo se mueven tus piernas, cómo al mismo tiempo la brisa mueve tus cabellos.

Ser consciente de esto abrirá tus sentidos y te permitirá disfrutar de un paseo como nunca antes lo has hecho.

Los beneficios de saborear cada instante

No solemos ser conscientes del sabor de las comidas porque nos distraemos con la televisión. No nos centramos en el momento presente cuando conducimos porque estamos pensando en que vamos a llegar tarde o en lo que tenemos que hacer después.

Todo esto evita que disfrutemos de cada instante y que nos perdamos los múltiples beneficios que esto nos brinda:

  • Evita los estados de ansiedad fruto de las preocupaciones pasadas y futuras que, en realidad, no tienen sentido alguno.
  • Permite aflorar los sentidos que, la mayoría del tiempo, ignoramos fruto de distracciones que evitan que un pequeño momento rutinario se convierta en algo lleno de disfrute.
  • Nos ayuda a ser mucho más observadores y a aprender a no reaccionar de una manera impulsiva a los acontecimientos.
  • Es una gran manera de ser conscientes de nuestros pensamientos y restarles importancia, así como dejar de vivir en piloto automático.

Cada momento de nuestra vida es mágico, pero en nuestra inercia dejamos que esto se nos pase por alto.

mujer siendo feliz

Lee: 5 mitos sobre el Mindfulness que tienes que conocer

No menospreciemos el sabor de ese queso porque ya lo hemos comido mil veces. Tampoco creamos una tontería ser conscientes del tacto que tienen todas las cosas que pasan por nuestras manos.

El mundo de los sentidos es extraordinario y nos permite disfrutar de las cosas más sencillas de la vida.

Practica cada día

Practicar Mindfulness es algo que debe hacerse a diario, ya que así esa forma de experimentar la vida se convertirá, con el tiempo, en un hábito. Se automatizará.

Podemos empezar a practicar este centrarnos en el momento presente con un juego muy divertido. Por ejemplo, al principio de la semana vamos a dedicar cada día toda nuestra atención a un sentido.

El lunes al tacto, el martes al gusto y así con todos los demás en el orden que tú mismo prefieras. Es una forma diferente de practicar Mindfulness cada día y que hará que nos introduzcamos en esta práctica con una mayor facilidad.

mindfulness

Al principio puede que te agobies un poco, pues tu atención irá y vendrá. Pero, no te preocupes. Todo es cuestión de práctica, así que ¡no lo dejes!

Descubrirás que te sientes muy bien y te darás cuenta de cosas de las que antes no te percatabas.


Fuente