Santo Domingo.– La producción de energía limpia en el Sur y otras regiones del país consuye una apuesta del Gobierno para la protección del medio ambiente, el fortalecimiento del desarrollo productivo y la garantía de un futuro mejor.

Se trata de una visión de desarrollo adecuada a los paradigmas de los nuevos tiempos, en los que República Dominicana, a través de un marco regulatorio del presidente Danilo Medina.

En ese contexto, el Estado incentiva la producción de energía limpia y renovable y los resultados se han visto con la fuerte inversión de empresas privadas por un monto superior a los 500 millones de dólares solo en la región Sur de la República Dominicana.

Estos esfuerzos se han traducido en la instalación de tres parques generadores de energía eólica: Larimar, en Barahona, que aporta al sistema eléctrico 50 megavatios, el Quilvio Cabrera, 8.2 megavatios y Los Cocos I y II, con una producción de 77 megavatios, en Pedernales.

Ha habido un ahorro de más de 800 mil barriles de petróleo y una disminución sin precedentes de 300 mil toneladas de dióxido de carbono por año.

Los datos del Centro de Inversión y Exportación de la República Dominicana (CEI-RD), explican que en los últimos años, la República Dominicana se ha posicionado como un atractivo destino para la industria de energías renovables debido al dinamismo del sector.

Ha atraído inversión por encima de los US$600 millones y creado más de 1,300 empleos directos, en adición a unos 4,000 indirectos, en proyectos relacionados con energía eólica, solar, biomasa, hidroeléctrica y de energía limpia, como el gas natural.

Una de las razones de este dinamismo es el moderno y atractivo marco legal vigente para la IED bajo la Ley No. 57-07 sobre Incentivo al Desarrollo de Fuentes Renovables de Energía y de sus Regímenes Especiales que ofrece una amplia gama de exenciones impoivas en aras de estimular a sectores económicos nacionales e internacionales a invertir en ese nicho de mercado.

Mediante ese instrumento el país pretende reducir la dependencia de la importación de petróleo, desarrollar fuentes renovables de energía y estimular proyectos de inversión privada en ese ámo, así como igar impactos ambientales negativos.

La legislación en cuestión contempla exenciones de un 100 por ciento de las cargas impoivas, incluyendo el Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS), a los equipos y maquinarias importados para instalaciones termo-solares de hasta 120 megavatios, parques eólicos de hasta 50 megavatios, instalaciones fotovoltaicas, mini-hidroeléctricas de hasta cinco megavatios, energías oceánicas, generadores de calor con biomasa de hasta 80 megavatios y para la generación de biocombustibles, que son obtenidos a partir de fuentes de origen vegetal o de desechos municipales, agrícolas e industriales de tipo orgánicos.

Contempla, además, la exención de Impuesto Sobre la Renta (ISR) durante 10 años y hasta el 2020, al iniciar sus operaciones, así como la reducción del impuesto al financiamiento externo.

En esta búsqueda constante de aprovechamiento de las energías alternativas, el presidente Danilo Medina inauguró en marzo de este año en Monte Plata, su primer parque de energía solar fotovoltaica, construida por la General Energy Solution, con una inversión de 110 millones de dólares.

Allí se destacó que Monte Plata Solar es también la más grande iniciativa de energía solar del Caribe y el mayor proyecto de inversión privada que haya realizado una empresa taiwanesa en el país.

De igual modo antes, en abril de este año Danilo Medina estuvo en la inauguración de la San Pedro Bio Energy, una planta de energía limpia que produce 30 megavatios con bagazo de caña del ingenio Colón, como materia prima principal.

Se invirtieron 4 mil millones de pesos en la construcción de la obra, que se estima eará la emisión de 80 mil toneladas de CO2 a la atmósfera. La empresa está dentro del fondo de inversión de energía e industria que coadministra el Grupo INICIA. Es la primera central energética a biomasa del sistema interconectado del país.

En junio de este año, el presidente Danilo Medina vió las instalaciones del Consorcio Energético Punta Cana Macao (CEPM), donde intercambió con el presidente de ese grupo, Rolando González Bunster y otros ejecutivos.

El presidente del consorcio precisó que esa corporación ha enfocado su trabajo en la habilidad para renovarse, anunciando a la vez una inversión de 13 millones de dólares para la construcción de una planta de energía solar.

Fuente: http://eldia.com.do/gobierno-incentiva-produccion-de-energia-limpia/