Que los glaciares se estén derritiendo no es novedad. El cambio climático ha impactado con fuerza a los sectores más fríos de la Tierra, derribando grandes bloques de hielo que tienen miles de años de antigüedad.

Pero este problema no es aislado. Además de impactar en la vida de los animales, el derretimiento de los glaciares provoca deslizamientos de tierra importantes que complican más la situación.

Un ejemplo de ello es lo que ocurre hoy en día en Alaska, Estados Unidos. Como se cuenta en The New York Times, el pasado 28 de junio el piloto Paul Swanstrom vio el momento exacto en que parte de una montaña cedió en el Glacier Bay National Park.

Una gran masa de tierra y lodo cayó al mar, se formó una enorme nube de polvo y provocó consecuencias comprobables. Se registraron movimientos sísmicos.

Esos temblores fueron captados por el Alaska Earthquake Center como si provinieran realmente de un movimiento sísmico, pero en realidad era este gran deslizamiento provocado por el cambio climático.

Ahora, lo que preocupa es que si siguen ocurriendo derretimientos de glaciares y deslizamientos de grandes magnitudes, aumenta el riesgo de tsunami, lo que también genera peligro para las personas en embarcaciones.



Fuente