FABRICAN CUEROS A PARTIR DE FRUTAS

Hace algunos años, la llegada del cuero ecológico como una alternativa al cuero animal revolucionó el mundo de la industria textil. Muchos diseñadores e investigadores optaron por seguir explorando otras materias primas para la elaboración de textiles resistentes y sustentables: el cuero de origen vegetal, ya es una realidad en el mercado.

Muchas plantas y frutos son reconocidos por su resistencia, ya sea a las condiciones climáticas o por la composición de sus fibras. De hecho, en Filipinas, es una tradición que los hombres vistan unas prendas muy particulares -Barong Tagalog- elaboradas a partir de las fibras de las hojas de Piña. Inspirado en estas prendas, hace muy pocos años nació Piñatex, un textil elaborado a partir de las hojas de este fruto, de la mano de la española Carmen Hijosa.

Motivada por el alarmante daño ambiental que la fabricación del cuero animal implica, Hijosa comenzó a buscar una alternativa ética, resistente y sustentable a este material: un textil que puede elaborarse a partir de la unión de las fibras sin necesidad de ser cosido, con un acabado idéntico al del cuero animal.

Proceso de fabricación de Piñatex – Facebook

Las fibras que componen Piñatex se extraen de las hojas de las piñas una vez cosechadas, que en general se descartan o terminan pudriéndose en el suelo, lo que hace que el material no requiera un terreno adicional para su cultivo. Además, el proceso industrial en el que surge la “tela” genera un subproducto: una biomasa que puede utilizarse como fertilizante.

Piñatex - Facebook
Piñatex – Facebook

Con una apariencia similar a la del lienzo, este textil puede ser teñido, pintado y tratado de diferentes maneras para lograr diversas texturas y grosores según el uso final que se le dará. Actualmente es muy utilizado para tapicería, accesorios y calzado. Como tiene propiedades anti bacterianas, incluso podría ser utilizado para uso médico, en productos como vendajes.

Piñatex - Facebook
Piñatex – Facebook

Otra de las opciones, ideada por un grupo de estudiantes holandeses, es “Fruitleather” un cuero vegetal hecho a partir de la pulpa de fruta desechada. El material tiene una estructura y textura heterogénea, lograda por los distintos tipos de frutas utilizadas en cada una de las planchas que en cada caso es diferente, sin que existan dos idénticas.

Los estudiantes de Rotterdam, motivados por la cantidad de fruta que se descarta día a día en el mercado local de su ciudad -y las plagas que éstas atraen cuando se pudren-, decidieron recoger algunas muestras y experimentar con sus posibilidades de uso. Además, descartar frutas en Holanda conlleva la penalidad de pagar 12 centavos de dólar por cada kilo de fruta que se tira a la basura.

Muestras de Fruitleather - Facebook
Muestras de Fruitleather – Facebook
Una cartera elaborada con Fruitleather - Facebook
Una cartera elaborada con Fruitleather – Facebook

Inspirados en técnicas culinarias, estos jóvenes comenzaron a triturar, cocinar y luego dejar secar los frutos secos para hacer de ellos un caramelo como pieza de fruta llamada “Fruitleather” o cuero de frutas. Finalmente llegaron a crear un cuero vegetal que no se pudre ni tampoco atrae insectos.

Se espera que ambas opciones, que ya se implementan en grandes marcas como Puma, sean una alternativa fuerte al uso del cuero animal en la industria textil.

Fuente: The Guardian / Facebook Fruitleather