El abuso de alimentos ricos en materia grasa (comida basura) durante la adolescencia además de generar numerosos problemas de salud general, afecta al desarrollo normal del cerebro. Son las conclusiones de un estudio llevado a cabo en la Universidad y en la Escuela Politécnica Federal de Zürich, Suiza.

Entre los adolescentes existe una verdadera fiebre consumidora de este tipo de comida rápida y excesivamente cargada de materia grasa.

Abusar de este tipo de comida altera gravemente el desarrollo del cortex prefrontal, zona del cerebro dedicada a gestionar funciones cognitivas como la memoria, la atención y el control de las emociones además del comportamiento social.

El abuso de la materia grase en la adolescencia puede conllevar serios problemas de atención y memoria

Según el estudio, “un exceso de comida basura aumentaría las dificultades de aprendizaje e incluso la adopción de comportamientos pueriles y agresivos”.

Debido a que el cortex prefrontal no adquiere su plena madurez hasta la edad adulta, son los consumidores más jóvenes los que mayores riesgos corren.

Según uno de los científicos participantes en el estudio, “el proceso biológico que provoca estos cambios en el cerebro es difícil de identificar. No podemos decir que la única responsable sea la grasa por sí misma, seguramente sea la obesidad en su conjunto. Creemos que es el resultado de un aumento de la masa de grasa y las alteraciones hormonales que la acompañan.

Se podría crear un catálogo de moléculas y de hormonas suceptibles de ser responsables de estas alteraciones cognitivas. Queda aún mucho que investigar pero, aún con las incógnitas que quedan por despejar, el estudio sugiere la necesidad de prestar una especial atención al régimen alimenticio de los adolescentes”.


Fuente