Usar productos de belleza es importante para preservar la salud de nuestra piel y mantener un buen aspecto físico. No obstante, no todos son tan adecuados y beneficiosos como pensamos.

Presta atención porque los siguientes artículos que te vamos a comentar es mejor que los dejes de usar por sus contraindicaciones.

Recuerda que los productos naturales, sin químicos, pueden ser siempre la mejor solución para evitar estos contratiempos.

Y es que, en ocasiones, una mala elección puede tener consecuencias devastadoras para nuestra salud. Toma nota de ello.

Productos con hidroxianisol butilado o BHA

Hay bastantes productos cosméticos que emplean ingredientes como el hidroxibutilanisol (BHA, por sus siglas en inglés) y que es mejor que dejes de usar.

Se trata de un componente que se utiliza para preservar y estabilizar otros ingredientes, por lo que es muy común encontrarlo en una amplia gama de productos.

Basta con echar un vistazo a etiquetas de artículos tan dispares como las lociones corporales y labiales hasta diferentes tratamientos médicos para darte cuenta de ello.

El problema es que se ha comprobado que es perjudicial para el sistema endocrino y se está comenzando a asociar a determinados tipos de cáncer.

Parabenos

Los parabenos están presentes sobre todo en lociones corporales y artículos de belleza. Son un ingrediente que se encarga de evitar el crecimiento y la proliferación de hongos y bacterias, pero sus contraindicaciones son numerosas.

Y es que los parabenos están asociados a problemas hormonales y al cáncer de mama.

  • La solución más recomendable es escoger alternativas orgánicas que utilicen antifúngicos naturales como puede ser la vitamina E y el ácido cítrico.

Palmitato de retinilo

El palmitato de retinilo es un derivado de la vitamina A pero determinados especialistas lo asocian con la aparición de tumores.

Lo mejor será que cuando compres una crema, loción o protector solar con vitamina A, mires que este ingrediente no está entre sus componentes.

Trietanolamina

Loción corporal de vainilla

La trietanolamina es un componente muy usado en productos como las máscaras para pestañas y las lociones corporales, y su objetivo es balancear el pH.

El problema es que también es un producto irritante para el aparato respiratorio y para la piel, y se ha asociado con la aparición de cáncer.

La solución pasa por que, cada vez que necesites comprar algún producto de belleza de estas características, te asegures de que este libre de estos químicos.

Además también podrías optar por una loción corporal realizada por ti misma. ¡Toma nota!

Ingredientes

¼ de taza de aceite de jojoba (50 g)
2 cucharadas de aceite de coco (30 g)
2 cucharadas de cera de abejas (30 g)
2 cucharadas de manteca de karité (30 g)
1 cucharada de extracto de vainilla (10 ml)

Preparación

  • Lo primero que tendrás que hacer será poner el aceite de jojoba, la cera de abejas, el de coco y la manteca de karité en un recipiente de cristal y derretir al baño María.
  • Cuando todos los ingredientes estén disueltos, muévelo con una cuchara de madera.
  • Retira del fuego, añade el extracto de vainilla e integra bien todos los ingredientes.
  • Guarda la mezcla en un recipiente de cristal o plástico y ya tendrás tu loción corporal casera de vainilla. ¡Así de fácil!

Fragancias que contienen ftalatos

No utilices fragancias

Los productos que huelen a cítrico suelen tener unos componentes llamado ftalatos que no son nada recomendables para nuestra salud.

Y es que, aunque puedas pensar que contienen limón, lo cierto es que se trata de un aroma que viene dado por químicos.

  • Se trata de un producto que se usa también en insecticidas y tratamientos de maderas.
  • Así, no solo contaminan el ambiente sino que también son encargados de alergias y problemas respiratorios.

Si tu perfume huele a cítrico mira entre los ingredientes y evita aquellos que incluyan ftalatos.

Hidantoína DMDM

Este químico con nombre imposible actúa como ingrediente de conservación.

Sirve para que productos como champús, lociones corporales y máscaras para pestañas, duren más tiempo por lo que, en la actualidad, está muy presente en prácticamente todos los de uso personal.

El problema es el que la hidantoína DMDM puede provocar problemas oculares y de la piel, por lo que es mejor leer si tus productos contienen este químico e intentar evitar comprarlos.

Una solución puede ser optar por productos naturales para el cuidado tanto facial como corporal.


Fuente