Debido a las múltiples ocupaciones, la rutina y el estrés miles de personas sufren de constantes dolores de cabeza y ansiedad.

El tener que cumplir con varias obligaciones, las tareas del hogar y la exposición constante a molestos ruidos va creando una fuerte tensión que se traduce en este tipo de dolencias.

El gran problema es que todo esto puede interrumpir las tareas cotidianas y, de hecho, puede desencadenar otros síntomas físicos y emocionales.

Por esta razón, es primordial prestarle atención a sus primeras señales y tratar de darle un tratamiento antes que pase a ser un trastorno mayor.

Con este fin, casi todos prefieren recurrir a los analgésicos comerciales porque piensan que son la solución más efectiva para aliviarlo.

Sin embargo, está comprobado que el consumo excesivo de estos medicamentos es perjudicial y puede acarrear efectos secundarios en diversos sistemas del cuerpo.

Por fortuna, hay varios remedios alternativos que contribuyen a calmarlo sin tener que correr este tipo de riesgos.

Este es el caso de una deliciosa limonada de lavanda, que por sus propiedades antiinflamatorias y relajantes se ha ganado un lugar muy especial como tratamiento contra las cefaleas.

La lavanda cuenta con más de 150 componentes activos que sirven para mejorar la salud y prevenir enfermedades.

¿Por qué ingerir limonada de lavanda para calmar la mente y los dolores de cabeza?

La limonada de lavanda es un remedio tradicional que aprovecha las prodigiosas cualidades del limón junto con las bondades de esta planta.

Esta hierba se conoce por su delicioso aroma, pero también se ha valorado por las múltiples aplicaciones que tiene para la salud física y mental.

Se caracteriza por sus poderes sedantes, que contribuyen a disminuir de forma rápida los síntomas derivados de la ansiedad y la tensión.

El aceite esencial que se extrae a partir de sus flores está considerado como uno de los mejores aceites en lo que tiene que ver con la salud.

Muchas personas han  tomado la decisión de adquirirlo porque es el mejor para la aromaterapia y la relación del cuerpo.

Entre sus principales propiedades cabe destacar que es:

  • Antiinflamatorio
  • Antifúngico
  • Antidepresivo
  • Antimicrobiano
  • Antiespasmódico
  • Analgésico
  • Desintoxicante
  • Ansiolítico

Por todo esto, no es extraño que al añadirlo en esta limonada sirva como agente contra el dolor, los nervios y otras reacciones químicas que se producen por el estrés.

Como sabemos que algunos no la han probado, a continuación queremos compartir la sencilla receta para hacerla en casa.

Cómo preparar limonada de lavanda

Hay dos formas muy fáciles de preparar esta limonada natural: la primera es con su aceite esencial, y la segunda utilizando la planta.

Ambas recetas son válidas y cuentan con las mismas propiedades, todo depende de la facilidad con que puedas adquirir los ingredientes.

Limonada de lavanda con aceite esencial

Aceite esencial de lavanda

Una o dos gotas de aceite esencial de lavanda serán más que suficiente para darle sus propiedades a esta bebida.

Ingredientes

  • ½ taza de miel (170 g)
  • 10 tazas de agua (2,5 litros)
  • 1 gota de aceite esencial de lavanda
  • 6 limones
  • Ramitas de lavanda para decorar

Preparación

  • Vierte las 10 tazas de agua en una jarra grande o una olla.
  • A continuación, exprime el zumo de los 6 limones y agrégalo.
  • Añade la miel de abejas, revuelve bien, y luego incorpora el aceite de lavanda.
  • Ponle unas ramitas de lavanda para decorar y sírvela.
  • Puedes tomar entre tres y cuatro vasos al día.

Limonada de lavanda con la planta

Limonada de lavanda con la planta

En lugar de ponerle el aceite esencial, vamos a preparar una infusión de lavanda que luego se convertirá en limonada.

Ingredientes

  • 1 cucharada de flores de lavanda (10 g)
  • ½ taza de miel (170 g)
  • 5 tazas de agua (1,2 litros)
  • 1 taza de jugo de limón (250 ml)

Preparación

  • Coloca a hervir una taza de agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale las flores de lavanda.
  • Deja que se haga la infusión durante 20 minutos y fíltrala con un colador.
  • Agrégale el resto de agua y el zumo de limón.
  • Endulza con miel de abejas, remueve para que todo quede bien integrado y sírvela.
  • Consúmela tres veces al día.

Como se trata de una bebida con muy pocas calorías, puedes estar tranquilo al incorporarla en tu dieta.

Consúmela ante los primeros síntomas de cefaleas, o bien, como preventivo cuando estás sometido a situaciones de estrés.


Fuente