El cold brew coffee es una preparación del café preparada en frío, con todo el sabor del grano y enormes beneficios. Una tendencia mundial que pisa fuerte.

Cada vez más cadenas de cafeterías de todo Latinoamérica incorporan a su oferta el cold brew coffee: una infusión artesanal, elaborada con granos de altísima calidad con agua a temperatura ambiente, que se deja en reposo entre 16 y 24 horas, según la intensidad buscada.

Hay quienes, casi con humor y señalando su forma de preparación, lo llaman “jugo de café” y en cierto modo, se asemeja a los jugos no sólo por su producción en frío, sino también porque nos brinda beneficios inesperados en términos de sabor y salud.

Por qué es bueno y dónde viene el cold brew coffee

El café cold brew es una bebida con un 30% más de cafeína que el tradicional, pero sin embargo permanece suave al gusto, como una bebida muy liviana y para nada amarga. Eso limita la acidez.

Un vaso de café preparado en frío podría sustituir a una lata de energizante por su concentración de cafeína, aunque en este caso es absolutamente natural y sin aditivos. Su asimilación es mucho más propicia, sin tanta propensión a daños superficiales al aparato digestivo (como gastritis), todo gracias a que no se infusiona en altas temperaturas.

En la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores existen 29 cafeterías boutique que ofrecen el café cold brew en botellas de vidrios opacos y con diseños retro. Sin embargo, les contamos que esto no es un nuevo invento: en Japón lo toman hace 400 años. Quienes más saben del tema le adjudican el invento a los nipones originarios de en Kyoto. Hay indicios documentados de que ya en 1600 se bebía en Tokyo.

Cómo se prepara

El cold brew se ofrece en el mercado como un producto para sibaritas, pero es posible prepararlo caseramente y con equipamiento estándar. Para contar con sus beneficios saludables verdaderamente, lo más importante es obtener excelente café en grano. Necesitamos un café de óptima calidad, orgánico y sin procesamientos industriales dañinos de su integridad como el torrado.

Para obtener Cold brew, es decir la bebida (café) por medio de agua a temperatura ambiente, se requieren agua fría y varias horas para hacer la extracción.

Se puede hacer en casa con una cafetera de émbolo (prensa francesa) y un café molido grueso en el momento, a razón de 140 a 150 gramos  de café molido por litro de agua (filtrada). Una vez medidas las cantidades, simplemente se debe dejar unas 8 horas en remojo antes de filtrar y consumir. También se puede hacer en una jarra y usar un filtro de tela para filtrarlo.

Después de aprender a prepararlo, es posible variar un poco las cantidades de tiempo, agua y café así como el grosor de la molienda hasta hallar tu combinación favorita.


Fuente Original