Las dimensiones del cuerpo son diversas y son relativas a cada persona. Incluso dentro de un mismo cuerpo puede ocurrir que la figura de los hombros no genere armonía con respecto al resto de las formas, para tener un ejemplo.

El cuerpo humano, a pesar del gran número de estudios al que ha sido y es sometido, aún se considera como un misterio, ya que, a pesar de convivir continuamente con él, día tras día revela un sinfín de cosas nuevas e importantes.

Incluso sin ahondar en lo profundo, observar la postura de los cuerpos puede revelar mucho sobre su información personal, (por ejemplo, qué tan tímido  o expresivo es).

Además, pueden descubrirse muchos datos con respecto a la salud en la que se encuentra la persona.

Por ejemplo, al fijarnos en  la manera de caminar, cómo se mueven las manos al hablar, la forma de ponerse de pie…

Cada rasgo puede llegar a señalar la sintomatología de una patología diferente, o señalar las probabilidades de llegar a padecerla.

Con base en ello se toma como punto de partida la figura de los glúteos. Cuando se habla de esta zona se hace hincapié en uno de las zonas del cuerpo humano más llamativas ante la sociedad.

Eso queda evidenciado cada vez que una persona con buenos atributos pasa a nuestro lado, llevándose la mayor cantidad de miradas posibles, sin importar si es hombre o mujer.

Lo curioso en la sociedad actual es el tabú que rodea a todo lo relacionado con los glúteos. Quizá esa es la razón por la cual se hacen tan llamativos en comparación con otras zonas del cuerpo.

No podemos olvidar que, sobre todo hoy en día, lo prohibido es lo que más suele atraer a las personas.

Formas de los glúteos

glúteos

Tal y como hemos comentado al principio del artículo, la forma de los glúteos varia en función del individuo y, por lo tanto, no encontraremos dos pares iguales.

Si bien todas las personas en el mundo son completamente diferentes, existen similitudes compartidas.

Por tal razón se dividen en cuatro categorías los tipos de glúteos, puesto que esta zona es una de las más similares.

Las siguientes son las formas de estos y lo que dicen acerca de la salud del organismo en general.

En forma de círculo

Cuando se habla de un par de glúteos en forma circular se hace referencia a la perfección, no solo de la imagen que brindan hacia los demás, sino en cuestiones médicas o de salud.

Con respecto a esta última, este tipo señala una buena distribución de la grasa en los glúteos, lo que sugiere las pocas probabilidades que existen a la hora de contraer enfermedades como la diabetes.

No obstante, tener este tipo de glúteos, prácticamente perfectos, no significa que podamos dejar de cuidarnos.

Todo lo contrario, si se poseen tales atributos lo ideal es seguir teniéndolos a base de cuidados y buenos hábitos.

ejercitar los glúteos

En forma de pera o corazón invertido

Para una gran cantidad de personas los glúteos en forma de pera o corazón invertido son bastante llamativos. Sugieren unas caderas anchas, las cuales son de preferencia masculina.

Sin embargo, en términos de salud pueden ser indicativo de un problema.

Esta forma se adquiere gracias a la acumulación de grasa en la parte superior de la cadera, lo que señala altos niveles de colesterol en la sangre.

Para este tipo de glúteos lo más recomendado es consumir alimentos bajos en calorías y grasas, además de ingerir cantidades considerables de agua día a día.

En forma de cuadrado

Estos glúteos son poco llamativos. Además, señalan una gran ausencia de nutrientes, la cual puede dar pie a enfermedades como la anemia u otras similares.

Aunque aceptarse como se es debe ser casi obligatorio para reforzar la autoestima, comenzar a moldear los glúteos a base de ejercicio también mejora la distribución de grasa y disminuye las probabilidades de contraer alguna enfermedad.

glúteos cuadrados

En forma de V

Es la categoría más preocupante de las nombradas aquí, y es quizá la forma más común en los hombres. Con respecto a la mujer, los glúteos en V son muy poco estéticos.

En general señalan una ausencia significativa de estrógenos, un problema más preocupante en el género femenino. Se recomienda consumir grandes cantidades de fruta y realizar ejercicio físico.


Fuente