Muchas personas padecen estas dos enfermedades y pueden pensar que es muy difícil seguir una dieta que no incluya sal o azúcar.

Sin embargo es posible llevar una alimentación saludable y acorde a las necesidades de ambas condiciones. En este artículo te contamos qué puedes comer si sufres diabetes e hipertensión.

Consejos para diabéticos e hipertensos

Es muy importante respetar las recomendaciones de los médicos especialistas con relación a qué se puede comer y qué no, o bien los alimentos que es mejor reducir y evitar.

Además de la alimentación, existen hábitos que pueden marcar la diferencia entre tener una vida saludable o una donde los síntomas de la diabetes o la hipertensión no nos permitan realizar nuestras actividades.

Algunas recomendaciones que conviene tener en cuenta:

  • Evitar los malos hábitos, como el sedentarismo o fumar. No consumir alcohol, por su contenido elevado de azúcar.
  • No comer alimentos procesados con salmuera o ahumados.
  • Reducir la sal de las comidas y evitar poner en salero en la mesa.Usar hierbas como orégano o romero para condimentar.
  • Beber 10 vasos de agua al día (los 5 primeros a lo largo de la mañana).
  • Elaborar un plan de alimentación junto a un especialista. Masticar lentamente cada bocado de comida y tardar 30 minutos en terminar de comer.
  • Realizar 3 ingestas diarias cada 6 horas y una pequeña colación entre comidas. Medir las cantidades y raciones que se ingieren a diario.
  • Ser disciplinado en la rutina y estilo de vida. Llevar una agenda o bitácora de comidas y relacionar con estados de ánimo o síntomas.
  • Medir la glucosa o la presión a la misma hora todos los días (por ejemplo después de desayunar, antes de almorzar y después de dormir la siesta).

¿Qué debe contener una dieta para diabéticos e hipertensos?

Debido a que ambas enfermedades pueden aparecer juntas pero en diferentes momentos, sería bueno que te acostumbrases a llevar una dieta equilibrada.

En el caso de que sufras diabetes e hipertensión deberás tener más cuidado con las comidas y bebidas que ingieres, pero sobre todo con las cantidades.

Tu régimen deberá caracterizarse por ser bajo en sodio, grasas y carbohidratos. Esa sería la regla general. En cuanto a los alimentos que no deberías olvidar, encontramos:

Ricos en fibra soluble

Ricos en fibra soluble

Mantienen los niveles de grasa estables y muchos de ellos pueden ser usados como sustitutos de la sal. Al mismo tiempo la fibra permite evitar el estreñimiento y equilibrar la presión arterial.

Entre los alimentos que aportan muchas fibras y ácidos grasos Omega 3 (también recomendados para diabéticos e hipertensos) están:

  • Cereales (granos enteros, avena, cebada, salvado de trigo, trigo integral)
  • Habas secas y guisantes
  • Manzanas
  • Zanahorias
  • Nueces
  • Salmón
  • Aceite de lino
  • Tofu

Vegetales

Una buena dieta siempre ha de contener verduras, sobre todo si tenemos diabetes e hipertensión. Se han de cocinar sin sal (o con muy poca) y evitar las frituras como modo de elaboración.

Mejor crudas, al vapor o al horno y condimentadas con hierbas.

No dejes de consumir:

  • Ajo y cebolla
  • Lechuga, col, brócoli
  • Rábano
  • Acelgas y espinacas
  • Apio y nabo
  • Tomate
  • Berenjena

Frutas

Existe una idea errada de que los diabéticos no pueden comer frutas porque son dulces. No obstante, salvo excepciones como el plátano y consumidas con moderación, todas las demás están permitidas.

Te recomendamos que comas:

  • Naranja
  • Mandarina
  • Pomelo
  • Fresa
  • Manzana
  • Pera
  • Sandía

Pescado

Pescado

Comer pescado tres veces a la semana es muy bueno para la salud y perfecto para diabéticos e hipertensos.

Los mejores son aquellos llamados “azules” porque aportan ácidos grasos Omega 3 que reducen los problemas cardíacos y aportan vitaminas, antioxidantes y minerales.

Se recomiendan para que todas las células y órganos se mantengan en buen estado.

Entre los más recomendados encontramos:

  • Salmón
  • Sardina
  • Caballa
  • Atún
  • Merluza
  • Mero

Lácteos desnatados

Son buena fuente de calcio y, al no contener tanta grasa como los productos enteros, evitan el sobrepeso y controlan el azúcar en sangre.

Por ello no dudes en consumir (todo desnatado):

  • Leche
  • Queso
  • Yogur
  • Mantequilla

Ten mucho cuidado con las comidas elaboradas y congeladas, porque en la mayoría de los casos contienen mucha cantidad de sal.

Incluso también debes prestar atención a aquellos alimentos bajos en azúcar porque en su composición presentan sodio (como en el caso de ciertos copos de avena para el desayuno).

Presta mucha atención al momento de hacer la compra y lee bien la tabla nutricional de cada artículo que elijas. Te llevará tiempo al principio, pero después sabrás qué está permitido y qué no.

Para empezar, acude más a la sección de verduras y frutas que a las demás y te será más fácil escoger alimentos saludables.

Verduras

No olvides que, además de llevar una dieta saludable, es elemental hacer ejercicio tres veces a la semana.

Sin necesidad de realizar una disciplina muy ardua o intensa, deja de lado el sedentarismo y los malos hábitos si deseas vivir bien aunque tengas diabetes e hipertensión.

Por último, cumple con todos los controles que indica el médico (o los profesionales que consultes).

Hazles las preguntas que quieras, incluso aquellas que consideres obvias o sin razón. Lleva una lista de lo que comes para que el doctor valore si es adecuado.


Fuente