Cada segundo más de 200 kilos de plástico son vertidos en los mares y océanos del mundo, adonde van a parar más de 8 millones de toneladas al año, según el estudio “Plásticos en el pescado y el marisco”, presentado por Greenpeace.

Este informe asegura que hoy día existe una cantidad indeterminada pero muy elevada -entre 5 y 50 billones- de fragmentos de plástico en estas aguas y eso “sin incluir los trozos depositados en el fondo marino o en las playas”.

Algunos de estos residuos pueden degradarse y desaparecer en apenas seis meses pero otros tardarán “varios cientos de años”.

Además, los expertos de la organización ecologista calculan que de aquí a 2020 el ritmo de producción de plásticos aumentará “hasta un 900% respecto a las cifras del año 1980” con cantidades superiores a los 50 millones de toneladas anuales.

La mitad de este incremento, advierten, “se producirá en el curso de la última década”.

La acumulación de plásticos en el mar “derivados 100% de la acción humana” ha generado en los últimos años cinco grandes islas de basura, vertederos ambulantes compuestos por microplásticos concentrados, en los océanos Pacífico, Atlántico e Índico.

El 80% de los desperdicios que llegan al mar se generan en tierra y, de esta cifra, un 15% se queda en la superficie y otro 15% flota bajo el agua mientras que el 70% se acumula en los fondos, por lo que la basura que se ve a simple vista “es la punta del iceberg”.

GreenPeace