Aunque no es lo más habitual, debido a la tremenda facilidad con que se pueden reproducir por esquejes, también podemos sembrar suculentas a partir de semillas. Esta técnica suele usarse cuando queremos tener variedades raras de países lejanos y compramos las semillas por correo. Veamos pues como es esto del cultivo de suculentas a partir de semillas.

No es nada difícil el cultivo de suculentas a partir de semillas. La única dificultad tal vez radique en el pequeñísimo tamaño de sus semillas pero desde luego no es insalbable.

cultivo-de-suculentas-a-partir-de-semillas-02

Lo primero que necesitamos, a parte de las semillas, son unas bandejas planas con muchos orificios de drenaje.

cultivo-de-suculentas-a-partir-de-semillas-03

Las llenamos con arena, sirve incluso la arena de construcción, y la mojaremos bien. Este paso es imprescindible pues así las pequeñas semillas quedarán adheridas a la arena. Si las sembramos primero y regamos después el agua puede arrastrarlas a un rincón de la bandeja.

cultivo-de-suculentas-a-partir-de-semillas-04

Como se puede apreciar en esta imagen las semillas de las suculentas son realmente pequeñas. Será conveniente por tanto trabajar en el interior o en un lugar resguardado del viento pues se vuelan con gran facilidad.

cultivo-de-suculentas-a-partir-de-semillas-05

Esparcimos las semillas sobre la arena bien húmeda y cubrimos la bandeja con film de cocina o cualquier plástico transparente. Este paso es fundamental pues las semillas germinan en gran parte por la humedad del aire.

cultivo-de-suculentas-a-partir-de-semillas-06

Dependiendo de la especie que estemos sembrando, las semillas pueden tardar desde unos pocos días hasta un par de semanas en germinar. Hay que mantener la arena húmeda durante todo el proceso. Cuando germinen hay que quitar el plástico que protegía la bandeja ya que entonces el exceso de humedad puede ser perjudicial. Dejaremos que tomen un tamaño suficiente para poder transplantarlas sin peligro.


Fuente