El género Vanda se compone de unas 60 especies de orquídeas que se reparten por el Sudeste asiático y los archipiélagos cercanos así como en el Norte de Australia. La mayoría de estas especies son epífitas aunque también las hay litófitas. En su espacio natural crecen bajo los árboles protegidas de la luz del sol.

Son orquídeas que necesitan mucha luz pero nada de sol directo pues puede quemar sus hojas. Colocadas junto a una ventana orientada al Este y cubierta con una cortina fina para filtrar el sol pueden prosperar. Su cultivo en casa no es nada difícil siempre que le proporcionemos esas condiciones mínimas que precisa para vivir.

cultivo-de-la-orquidea-vanda-02

La temperatura media debe ser cálida, no menos de 16ºC durante el día y 13ºC por la noche. El calor es fundamental para el buen desarrollo de la planta y su floración. Para que florezca bien necesita también ese cambio de temperatura diurna/nocturna. Se suele mantener una diferencia de 5ºC durante el día y la noche durante un mes para que florezca correctamente.

cultivo-de-la-orquidea-vanda-03

Cuando tienen falta de luz las hojas se tornan de un color verde muy oscuro, la planta pierde vitalidad y no florece. El exceso de luz en cambio provoca que las hojas tengan manchas amarillas o marrones, que caigan y muestren signos de deshidratación. La humedad ambiente se mantendrá en torno al 50-60% e incluso más si la temperatura es alta. Vaporizar la planta un par de veces al día le sienta muy bien.

cultivo-de-la-orquidea-vanda-04

Usaremos una maceta no porosa para que no se concentren las sales minerales. Toleran bien las macetas pequeñas. Hay que tener en cuenta que las raíces hacen la función clorofílica, por eso son verdes, y que les irá bien un contenedor transparente.

cultivo-de-la-orquidea-vanda-05

La maceta la rellenaremos con corteza de pino, carbón e incluso trozos de ladrillo y poliestireno expandido. Desde luego no hay que usar sustrato corriente aunque en los centros de jardinería también podemos encontrar sustrato para orquídeas.

cultivo-de-la-orquidea-vanda-06

El riego debe ser cada 3 días en verano y una vez a la semana en periodo vegetativo. Cada 15 días añadiremos un poco de abono líquido para orquídeas al agua de riego. Normalmente se trasplanta cada 3-4 años cuando las raíces ya no caben en la maceta. Se puede aprovechar para separar los hijuelos si los tuviera.


Fuente