En la nueva forma de entender la jardinería en los lugares cálidos donde la sequía es constante los cactus y las suculentas toman un gran protagonismo. Son plantas que se adaptan muy bien al calor y la sequía y que no necesitan consumir apenas agua para sobrevivir y crecer. Vamos a ponter el punto de mira en el cultivo y floración de cactus y suculentas para que recordemos que estas plantas también pueden cumplir un papel ornamental en nuestro jardín.

Aunque mucha de la gente que tiene cactus en casa es difícil que los vean florecer no es imposible. Por supuesto pues son plantas que florecen como las demás aunque lo hacen de forma escasa y casi reservada. Muchos cactus sólo nos ofrecerán una flor y para ello hay que cumplir a rajatabla con sus necesidades.

cultivo-y-floracion-de-cactus-y-suculentas-02

Muchísimos cactus mueren por exceso de agua. Es un punto que hay que tener en cuenta. Son plantas que necesitan un sustrato especial que facilite el drenado e incluso les va muy bien crear una capa de drenaje a base de grava en el fondo de la maceta. Usaremos macetas de barro o terracota para su cultivo pues permiten el paso del agua y la circulación del aire.

cultivo-y-floracion-de-cactus-y-suculentas-03

Los cactus necesitan sol, cuanto más mejor por supuesto, pero no les va mal un poquito de sombra. En el caso de las suculentas de hoja verde es imprescindible que cuenten con sombra en las horas más duras del día para que mantengan ese vivo color tan caracterísitico.

cultivo-y-floracion-de-cactus-y-suculentas-04

Para conseguir la floración de los cactus sobre todo, en el caso de las suculentas suele ser más fácil, es necesario forzarla. ¿Cómo se hace esto? Pues de manera muy sencilla, los cactus necesitan de un periodo invernal para que después puedan florecer. Tendremos que colocarlas durante un periodo de entre 2 y 4 meses en un lugar en el que la temperatura no supere los 15ºC y regaremos sólo un para de veces en ese tiempo.

cultivo-y-floracion-de-cactus-y-suculentas-05

Durante este periodo de descanso no van a necesitar apenas sol por lo que podemos guardarlos en un cobertizo. Aunque dejar que tomen un poco de sol de vez en cuando no les irá nada mal. Conforme vayan subiendo las temperaturas les aportaremos más agua y sol para que se vayan reactivando. Drenaje, hibernación y sol son los tres ingredientes básicos para que nuestros cactus florezcan. Sin olvidar aportarles algo de alimento, las algas y cultivar trébol en la base es una buena forma de aportarles nitrógeno.


Fuente