El hamamelis, Hamamelis virginiana,  es un arbusto de hoja caduca del género Hamamelis compuesto por sólo cuatro especies en todo el mundo, dos en Norteamérica, una en China y otra en Japón. Tiene un gran uso ornamental por sus fantásticas flores y un importante uso medicinal.

Puede alcanzar hasta 6 metros de altura, las raíces son profundas y rizomatosas, sus ramas son de color gris amarronado y cuentan con muchos bultos e irregularidades. Las hojas son ovales y alternas con márgenes dentados. En otoño sus hojas se vuelven de un color marrón amarillento antes de caer. La flor es muy característica y reúne dos o tres glomérulos axilares. Cuenta con cuatro sépalos y cuatro pétalos de un vivo color amarillo.

cultivo-del-hamamelis-03

Además las flores aún son más llamativas pues aparecen en otoño-invierno, es decir cuando el arbusto ha perdido sus hojas. El hamamelis prefiere un lugar soleado y protegido del viento.También se adapta bien a la sombra parcial y tolera el frío aunque no así el calor excesivo. Crece bien en cualquier tipo de suelo aunque prefiere los ácidos al tratarse de una planta acidófila. Le gustan los suelos ricos en humus y húmedos pero bien drenados.

cultivo-del-hamamelis-04

Desde la primavera al otoño debemos asegurarle un riego abundante y constante para mantener el suelo siempre ligeramente húmedo. Se puede recubrir la base con algún acolchado para reducir la evaporación en verano. A partir de la primavera y hasta el otoño abonaremos cada dos meses con un fertilizante granulado de lenta liberación. En otoño es conveniente abonarlo con estiércol curado.

cultivo-del-hamamelis-05

Los frutos son cápsulas leñosas que se abren al madurar liberando una o dos semillas oscuras y brillantes. Estas semillas pueden sembrarse en primavera para reproducir el hamamelis. Otro método de reproducción es por esquejes y lo podemos iniciar a finales de la primavera. Cortaremos los esquejes con tijeras de podar bien afiladas y desinfectadas y las clavaremos en una mezcla de arena y turba a partes iguales.

cultivo-del-hamamelis-01

Las nuevas plantas de hamamelis se mantendrán en macetas durante los 2-3 primeros años de vida. Cuando termina el periodo de floración hay que podar el hamamelis para facilitar la emisión de nuevos brotes. Hay que cortar todas las ramas secas y dañadas así como las que estén demasiado retorcidas u orientadas hacia el centro del árbusto.

cultivo-del-hamamelis-07

El hamamelis es una planta resistente y raramente puede verse atacada por pulgones y cochinillas así como por enfermedades fúngicas. En cambio puede sufrir invasiones de armillaria y como es usual en las plantas acidófilas sufrir clorosis férrica. Contra la armillaria lo mejor es tratar de que cuente con un buen drenaje y mantener un grado de humedad constante pero sin ningún tipo de encharcamiento.


Fuente