El hígado es uno de los órganos excretores y desempeña un papel muy importante en la salud de todo el organismo.

Junto a la vesícula biliar, trabaja para facilitar los procesos digestivos y, de paso, remover las toxinas que viajan a través del torrente sanguíneo.

Además, interviene en la producción de algunas hormonas y es clave para el almacenamiento y la utilización de algunos nutrientes esenciales.

No obstante, al igual que otros sistemas del cuerpo, puede presentar problemas y enfermedades que le impiden cumplir con sus tareas de forma óptima.

Como consecuencia se producen una serie de reacciones negativas que, de no ser controladas, pueden afectar la calidad de vida.

Por suerte, muchos de estos problemas se pueden evitar con tan solo modificar los hábitos  diarios y mejorar la dieta.

De hecho, hay varios alimentos cuyas propiedades apoyan su funcionamiento para evitar el desarrollo de afecciones graves.

En esta oportunidad queremos compartir en detalle los 8 mejores para que no dudes en aumentar su consumo.

1. Ajo

El ajo es uno de los condimentos que pueden ayudar a mejorar las funciones hepáticas cuando se presenta una acumulación excesiva de toxinas.

  • Contiene sustancias antioxidantes y antiinflamatorias que apoyan el proceso de desintoxicación de la sangre para reducir la sobrecarga.
  • Cuenta con un aminoácido esencial llamado arginina cuyos efectos relajan los vasos sanguíneos y disminuyen la presión en este órgano.
  • Además, aporta cantidades significativas de vitamina B6 y vitamina C, dos nutrientes esenciales que reducen los daños celulares y la acumulación de colesterol.

2. Aceite de oliva

El aceite de oliva es uno de los conocidos “superalimentos” que contribuyen a mejorar muchos aspectos de la salud.

  • Contiene ácidos grasos omega 3 y vitamina E, ambos necesarios para remover los residuos retenidos en el hígado e inhibir la oxidación celular.
  • Su ingesta moderada facilita el control del colesterol y mejora el ritmo metabólico para reducir el exceso de grasa.

3. Té verde

Té-verde

El té verde es una bebida saludable que promueve el buen funcionamiento del hígado gracias a su alto contenido de unos antioxidantes llamados catequinas.

Estas sustancias hacen parte del grupo de los flavonoides y, tras ser asimiladas, ayudan a proteger los tejidos frente a los efectos nocivos de los radicales libres y las toxinas.

4. Pomelo

El pomelo o toronja no solo se destaca por su significativo aporte de vitamina C, sino también por su contenido de glutatión.

Esta sustancia se produce de forma natural en el hígado y participa en varios procesos importantes del cuerpo, como la reparación de los tejidos.

  • Cada toronja llega a aportar hasta 70 mg de glutatión. Gracias a esto, resulta muy útil para estimular las enzimas durante el proceso de desintoxicación.

5. Manzana

manzanas

Esta deliciosa fruta contiene altos niveles de pectina, un tipo de fibra natural que apoya la digestión y la eliminación de las toxinas.

  • Su consumo facilita la regulación del pH de la sangre.
  • Además, ejerce un efecto protector contra los residuos tóxicos que tienden a acumularse en este órgano.

6. Limón

El alto contenido de vitamina C del limón hace que sea un gran aliado para cuidar y mejorar la salud hepática.

  • Este nutriente antioxidante ayuda a convertir las toxinas en compuestos que se disuelven con facilidad en el agua, lo que facilita su posterior eliminación.
  • También apoya el proceso de descomposición de las grasas y apoya el control del colesterol.

7. Aguacate

Aguacate

El aguacate o palta es un prodigioso fruto que, por su alto valor nutricional, puede ayudar a mejorar la salud cardiovascular, digestiva y hepática.

  • Contiene altos niveles de glutatión.
  • Aporta dosis importantes de vitamina C y E, dos poderosos antioxidantes que frenan la acción negativa de los radicales libres.
  • Por si fuera poco, contiene ácidos grasos esenciales, necesarios para regular el nivel de inflamación y el colesterol.

8. Frutos secos

Las nueces y otras variedades de frutos secos son una fuente saludable de L-arginina, un aminoácido esencial que ayuda a descomponer los residuos tóxicos retenidos en el hígado.

  • Esta sustancia, sumada a su fibra dietética y ácidos grasos omega 3, promueve el control del exceso de inflamación de los tejidos y estimula el proceso de depuración.
  • Su consumo regular ayuda a controlar la ansiedad por la comida y facilita el control del colesterol malo (LDL).

¿Te preocupa tu salud hepática? Procuran aumentar el consumo de los alimentos mencionados y recuerda complementarlos con una dieta balanceada, agua y ejercicio físico.


Fuente