La Crassula perforata es una curiosa planta suculenta con una estructura geométrica muy particular. Al color verde plata se suma el festoneado rojo que las bordea para crear un bonito e interesante contraste de color. Las hojas crecen de dos en dos y de forma alterna formando una especie de cadena. Echa un vistazo a este artículo y conoce la Crassula perforata un poco más.

Cuanta más luz recibe esta planta más intenso se vuelve el color rojo que perfila sus hojas. Aunque no hay que exponerla directamente al sol, sobre todo si vives en un lugar cálido. Es una planta que se puede cultivar tanto en maceta como en el suelo y destaca por su original estructura. Crece muy rápidamente por lo que si la cultivamos en maceta debemos vigilarla para que no crezca en exceso, cuando ello ocurre sencillamente procedemos a cambiar de maceta y de paso podemos dividir la planta.

conoce-la-crassula-perforata-02

La Crassula perforata es muy fácil de reproducir por esqueje. Para ello dejaremos que la planta tenga una cierta madurez y sus tallos midan entre 5 y 7,5 cm. Cuanto más limpio sea el corte practicado mucho mejor. No hay que usar tijeras pues éstas aplastan el tallo al cortarlo. Quitaremos las hojas inferiores, que seguramente estarán amarillentas o secas y dejaremos secar el esqueje durante 2-3 días. Pasado este tiempo podemos plantar el esqueje en una maceta con sustrato para cactus o suculentas. La Crassula perforata no precisa mucho riego, sólo regaremos cuando el sustrato esté completamente seco. Las temperaturas deben ser elevadas, 20-25ºC para que se produzca crecimiento vegetativo. Alcanza una altura de 30-60 cm y una anchura de 60-90 cm.


Fuente