A diferencia del cuerpo los diamantes, nos hemos dicho, son para siempre. Esta resistencia al tiempo aunada a la luminosidad hacen de los diamantes imágenes de lo eterno y lo puro, aquello más preciado. Es por esto que el proyecto de Rinaldo Willy tiene una atracción tan peculiar. Su empresa Algordanza (palabra que significa “recuerdo”) convierte los restos de personas en diamantes, como si de esta forma lograran la eternidad, un estado más allá de la corrupción o incluso de manera literal el “cuerpo de diamante” que en el budismo vajrayana significa el cuerpo iluminado que supera la corrupción y el ciclo de la muerte y el sufrimiento.

Ubicada en el oeste de Suiza, Algordanza transfigura en diamante a más de 850 personas al año, con un costo de entre 5 mil y 22 mil dólares dependiendo qué tan grande quieren los familiares que sea el diamante de la transfiguración. Existen otras empresas que hacen esto, pero la empresa de Willy es pionera.

Willy cuenta que la idea surgió cuando estaba en la universidad y leyó que se podían producir diamantes de las cenizas. Esto sin embargo se refería a cenizas vegetales, no humanas.

0001cuerpos1

Para poder fabricar estos diamantes fúnebres, las cenizas son tratadas con agentes químicos que extraen el carbón que contienen. Luego el carbón se calienta a altas temperaturas y es convertido en grafito. El grafito se coloca en máquinas que reproducen las condiciones que existen en las profundidades de la tierra, donde se forman naturalmente los diamantes durante miles de años a temperaturas de cerca de 1500°C. Este proceso de aceleración artificial permite después de un par de meses obtener un diamante. Los restos de alguien hechos diamante. Un diamante sintético que tiene todas las características de un diamante normal, sólo que por su origen tiene un precio menor.

De la misma manera que un diamante en un anillo es una promesa de amor (aunque muchas veces de un amor mediado por el dinero), los diamantes de muertos que se llevan en sortijas pueden ser recuerdos del amor pasado.

La idea tiene el atractivo de que los cementerios y los procesos de desintegración de los cuerpos son generalmente percibidos como sucios, contaminantes, dañinos para el ambiente y poco deseables, mientras que el diamante contrasta con la idea opuesta: limpieza, belleza, algo que todos quieren. No obstante, también se podría decir que existe cierta frivolidad propia del materialismo capitalista en transformar a una persona en un diamante, en una especie de tesoro material que genera ambición y admiración. Depende de la perspectiva que se tome, puede haber mucha pureza en ello o una ilusión un tanto corrupta.

¿Qué opinas?

VICE