El cultivo del manzano en maceta tiene unas ciertas peculiaridades que hay que conocer para tener éxito. Si pensamos iniciar el cultivo desde semillas lo mejor es desistir de la idea si esperamos comer manzanas ricas, dulces y crujientes. Lo mejor es decantarse por comprar un plantón ya crecido e injertado, será mucho más fácil, rápido y sobre todo gratificante. Veamos pues cómo cultivar un manzano en maceta siguiendo las pautas que os detallamos a continuación.

Cuando nos acerquemos a nuestro centro de jardinería es aconsejable pedir el consejo del especialista para que nos recomiende la mejor variedad para nuestra región. Cuando vamos a cultivar un manzano en maceta es conveniente decantarse por variedades enanas o semienanas. Y si sólo vamos a cultivar un ejemplar elegir una variedad autopolinizable pues de normal los manzanos son de polinización cruzada para lo que necesitariamos varios ejemplares. Ahora pasaremos a elegir la maceta, debe tener una profundidad de unos 30 cm y una capacidad de 25-30 litros para que las raíces puedan desarrollarse bien. Aunque no será la maceta definitiva pues conforme crezca el árbol tendremos que cambiar la maceta, cada año o dos aproximadamente.

como-cultivar-un-manzano-en-maceta-02

La mejor disposición para nuestro manzano será en un lugar soleado, como casi todos los frutales necesita mucho sol, con una buena circulación de aire pero que no quede expuesto a corrientes de aire. En la terraza o balcón es conveniente por tanto no pegarlo a ninguna pared. Necesita inviernos fríos y veranos moderados, sin demasiado calor. El suelo debe suelto, drenado y rico en materia orgánica. Una mezcla de suelo arenoso y arcilloso ligeramente ácido le irá muy bien. El riego debe ser frecuente y regular cuando el árbol comienza a brotar en primavera y durante el verano. Lógicamente en invierno hay que disminuir su frecuencia pues el árbol está en periodo latente.

como-cultivar-un-manzano-en-maceta-03

Una vez al año aproximadamente habrá que cambiar al manzano a una maceta mayor. Si tenemos que echarle algún fertilizante debe hacerse en cualquier momento del año en que el árbol se encuentre activo, nunca en invierno. La poda es fundamental para conseguir buenas cosechas de manzanas aunque en el caso de los manzanos enanos no es tan determinante. Debe realizarse al final del invierno y en verano, en el caso de los manzanos enanos usaremos la poda más bien para darle forma al árbol. Habrá que esperar 2-3 años desde que lo plantemos para que florezca y nos regale sus primeros frutos.


Fuente