La papaya,Carica papaya L., es originaria de las zonas tropicales de México y Centroamérica aunque por motivos comerciales su cultivo se ha extendido a muchas otras zonas tropicales y subtropicales del mundo. Es una fruta de alto valor nutritivo, con gran sabor y propiedades medicinales. Se consume en fresco como fruta y también se utiliza para elaborar zumos, refrescos, mermeladas, encurtidos y curry. El tallo verde y los frutos segregan un látex del que se extrae la papaína utilizada en diversos productos farmacológicos.

El papayo es una planta herbácea arborescente de rápido crecimiento y corta vida, más que nada porque la producción de fruta se resiente notablemente a partir del tercer año de vida. El tallo es recto, hueco y sin ramificaciones; de él salen directamente las grandes hojas lobuladas características de la planta. Alcanza alturas considerables de entre 2 y 10 metros. El papayo puede ser masculino, femenino y hermafrodita, generalmente para la producción de fruta se prefieren los pies hermafroditas por producir un fruto más pequeño. Cuando se trata de aprovechar el látex se usan los papayos femeninos pues sus frutos son bastante más grandes y segregan más cantidad. Los pies masculinos no suelen usarse pues no son productivos. Los pies femeninos pues se prefiere que sean polinizados por papayos hermafroditas.

como-cultivar-un-papayo-en-tu-jardin-02

El papayo se puede cultivar tanto en el suelo como en maceta. Lógicamente si vivimos en un lugar de clima templado o frío será mejor cultivarlo en maceta pues no resistirá las temperaturas invernales. Prefiere una temperatura media de 20-22ºC y las heladas más ligeras pueden dañarlo irremediablemente. Además las temperaturas demasiado frescas no le permiten fructificar en condiciones. Si vamos a usar una maceta deberá tener un diámetro de unos 50 cm y una profundidad de unos 35 cm como mínimo.

como-cultivar-un-papayo-en-tu-jardin-04

Se puede cultivar directamente por semillas que podemos aprovechar de un fruto que hayamos consumido. Hay que lavarlas bien para quitar el recubrimiento gelatinoso o dejarlas en remojo dos días cambiando el agua. Retirar las semillas que floten y dejar otro día, repetir la operación y guardar las semillas que hayan quedado al fondo del recipiente en un paño húmedo durante 2-3 días. Cuando observemos un punto blanco en las semillas será el momento de sembrarlas. Es mejor hacerlo en su lugar definitivo pues no es una planta que tolere bien el transplantado. El suelo debe ser suelto y rico en materia orgánica así como contar con un buen drenaje.

como-cultivar-un-papayo-en-tu-jardin-03

Requiere que le prestemos atención al riego pues precisa de una buena tasa de humedad constante. Por regla general regaremos cuando veamos que los 2-3 cm superficiales de suelo estén secos. Como hemos dicho lo mantendremos en un lugar cálido, 20-30ºC, con mucha luz y a resguardo de las corrientes de aire. La recolección de los frutos se realiza pasados 10-12 meses de la siembra. Es una fruta que sigue madurando tras el corte y el grado de madurez en que se coseche dependerá del uso que le demos. Es decir si se le da un uso comercial hay que cosecharlos cuando están sólo parcialmente maduros pues no toleran bien el transporte si lo están por completo, cuando su color exterior es totalmente amarillo anaranjado. Mosca blanca, áfidos, ácaros, gorgojos y enfermedades fúngicas son las plagas que con más frecuencia suelen atacarle.


Fuente