¿Sabías que el color de los alimentos nos ayuda a saber cuáles son sus principales beneficios para la salud? Los que son de color morado o violeta destacan por su poder superantioxidante.

Es el caso, por ejemplo, del arándano, el acai o las semillas de chía.

En este artículo podrás descubrir por qué hemos seleccionado estos tres alimentos morados para elaborar un delicioso batido superantioxidante para combatir los radicales libres y prevenir el envejecimiento

Las propiedades según los colores

Conocer los beneficios que nos aportan los alimentos según su color puede ser muy útil para seguir una dieta equilibrada y enfocada a mejorar determinados trastornos de salud que podamos tener.

A continuación te resumimos las propiedades según el color:

  • Blanco: Mejoran la salud del sistema respiratorio e inmunitario. Es el caso del ajo, la cebolla, el champiñón, el nabo, etc.
  • Amarillo y naranja: Muy beneficiosos para la piel, la vista y el corazón, además de ser antioxidantes. Entre estos encontramos la zanahoria, el boniato, la calabaza, etc.
  • Rojo: Los ingredientes de este color mejoran la circulación y todo el sistema cardiovascular y son afrodisíacos. Algunos de los alimentos con estas propiedades son el tomate, la cayena, la fresa, etc.
  • Verde: Este color nos ayuda a proteger el hígado y a regular el colesterol, y también es antioxidante. Podemos aprovechar todos los vegetales de hoja verde.
  • Morado: Como hemos dicho al principio, además de tener propiedades superantioxidantes, los alimentos de este tono también nos ayudan a mejorar la vista, el aparato urinario, la memoria y la circulación.

Para conseguir estos beneficios podemos tomar berenjena, ciruelas, higos, moras, etc.

  • Negro: Los alimentos de color negro son energéticos y estimulantes. Puedes comprobarlo si consumes café, cacao, aceitunas, ajo negro, etc.

Los arándanos

Los arándanos

Estos deliciosos frutos del bosque son un alimento superantioxidante gracias a su contenido en antocianinas, que son los pigmentos que les dan el color morado.

Además, son muy bajos en azúcares, por lo que no debemos preocuparnos por su contenido calórico.

Los arándanos también son un excelente remedio para cualquier trastorno del tracto urinario y cálculos en el riñón, así como para el sistema digestivo y cardiovascular.

Su poder antioxidante es también muy útil para tratar aquellos problemas de la vista relacionados con el envejecimiento y la acción de los radicales libres, como el glaucoma, el desprendimiento de retina, la ceguera nocturna, las cataratas, etc.

El acai

El acai es también de color morado oscuro, pero mucho menos conocido. No obstante, es una de las frutas con más poder antioxidante, también rico en antocianinas y vitaminas A, B y C.

El acai es el fruto de una palmera que crece solamente de manera silvestre, en la selva al norte de Brasil.

Si bien durante siglos ha sido un alimento muy preciado entre los indígenas, sus increíbles propiedades lo han convertido en un superalimento en los últimos años.

Es también una buena fuente de proteína vegetal, que junto con su valor antioxidante, son las dos propiedades que lo convierten en un ingrediente imprescindible para los deportistas que cuidan su alimentación.

La chía

La chía

Las semillas de chía destacan por su contenido en:

  • Proteína vegetal
  • Antioxidantes
  • Fibra soluble
  •  Ácidos grasos omega 3
  • Minerales (calcio, hierro, potasio)

Muchas personas ya las consumen a diario, en ayunas, para regular el tránsito intestinal, ya que sus efectos son inmediatos y asombrosos.

Solamente es importante destacar que para beneficiarnos de todos sus beneficios, debemos ponerlas durante la noche en remojo y batirlas o masticarlas bien para asimilar sus nutrientes.

Con un puñadito cada día será más que suficiente.

Prepara tu batido superantioxidante

Con las cantidades que indicamos a continuación podrás preparar dos raciones

Ingredientes

  • ½ taza de arándanos frescos (75 g)
  • Una cucharada de acai en polvo (15 g)
  • Una cucharada de semillas de chía (10 g)
  • Una taza de agua o jugo sin azúcar (de piña, de manzana, de uva) (250 ml)

Preparación

  • La noche anterior, pondremos las semillas de chía en remojo con el agua o jugo elegido, en un vaso tapado.
  • Por la mañana batiremos la mezcla de las semillas con la bebida, junto con los arándanos y el acai.
  • Si lo deseamos podemos endulzar la bebida con un poco de miel de abeja o de estevia. Si hemos usado el jugo seguramente ya estará dulce.
  • Tomaremos este batido justo después de prepararlo, preferiblemente en ayunas, separado de la comida.


Fuente