Según nos explica la Organización Mundial de la Salud (OMS), el dolor de cabeza o las cefaleas son un tipo de dolencia algo subestimada que no siempre suele recibir el tratamiento más adecuado.

Estamos ante un tipo de problema que afecta a niños y adultos, y que prácticamente toda la población ha sufrido en alguna ocasión. No obstante, en el momento en que cualquier dolor se vuelve recurrente, es necesario saber su origen.

Un dolor de cabeza es un síntoma de algún problema subyacente: es un indicador que no debemos descuidar. En ocasiones, se debe a simple cansancio o estrés pero en otras, puede deberse a la hipertensión o incluso a alguna inflamación.

Será siempre nuestro médico quien nos ofrezca el mejor diagnóstico y el tratamiento más conveniente. No obstante, es importante recordar que no es adecuado recurrir a la automedicación.

Por ello, te recomendamos que pruebes estos sencillos remedios caseros. En ocasiones, un baño es un terapia ideal para relajarnos y aliviar esa molesta cefalea.

No dudes en probarlo… ¡No tiene ningún efecto secundario!

Los mejores baños caseros para aliviar el dolor de cabeza

Un baño tiene un efecto relajante y terapéutico. Ahora bien, es importante diferenciar entre baños fríos y calientes, porque nuestro organismo reaccionará de forma diferente ante cada uno de ellos.

Un baño puede llegar a tener un resultado curativo en las personas gracias a factores como la temperatura, o los ingredientes que se añadan al agua. Veamos ahora con más detalle los beneficios de cada uno.

Tipos de baños

El baño fresco contrae nuestra piel y nos activa. Los beneficios que le aporta a nuestro organismo son múltiples y, sin lugar a dudas, lo habrás experimentado muchas mañanas cuando optas por este tipo de baño.

  • Es tonificante, ofrece vigor a los músculos y es muy adecuado para estimular nuestro sistema nervioso.
  • Cabe señalar, además, que los baños fríos deben ser cortos y nunca debemos llegar a temperaturas demasiado bajas.

Los baños templados, por su parte, oscilan en temperaturas de entre los 20 ºC y los 25 °C y nos sirven para regular la circulación sanguínea aportando un estado de calma muy adecuado. Favorecen la transpiración de la piel y vienen muy bien para media tarde.

Por último, los baños calientes son los que superan los 26 ºC y, a pesar de que son muy relajantes y nos encanta tomarlos por la noche, los médicos nos recomiendan siempre ir con mucho cuidado con ellos.

  • Suelen acelerar la respiración,  la sudoración y aumentan la circulación sanguínea, pero también pueden hacer que suframos palpitaciones. Es adecuado no excedernos con este tipo de baños.

Baños de pies para aliviar el dolor de cabeza

Vamos a empezar describiéndote un remedio sencillo y efectivo para aliviar la cefalea. En este caso, vamos a tomar un baño de pies caliente.

  • El baño de pies caliente es relajante y no se corre ningún riesgo, como podría ocurrir, por ejemplo, si nos diéramos un baño de cuerpo entero.

En este último caso, sufriríamos el efecto contrario: un baño completo de agua caliente aumenta el dolor de cabeza; un baño de pies, lo alivia.

  • Al tomar un baño caliente de pies la circulación de la sangre se concentra en esta zona y se “descarga” de la parte de la cabeza, las sienes y el cuello.
  • Para llevar a cabo este tipo de baño caliente de pies, solo tendrás que llenar una tina con agua que esté a una temperatura entre 27 y 30 ºC.
  • Sumerge los pies en esta agua caliente durante 10-15 minutos e intenta relajarte.
  • Si lo deseas, puedes añadir 5 gotitas de aceite esencial de menta.

 

Para qué sirve poner los pies en agua fría

Baño de agua fresca en los brazos

Esta técnica es sencilla y efectiva. Podemos usar el grifo de nuestra ducha, del baño o incluso utilizar una compresa fresca que colocaremos en el brazo derecho e izquierdo durante 10 minutos.

  • El efecto del agua fresca dirigida a las extremidades superiores tiene un poderoso efecto relajante capaz de aliviar la tensión y el dolor de cabeza.
  • Aplicar agua fresca en brazos durante unos pocos minutos nos ayuda a elevar las defensas, revitaliza y tonifica los músculos, alivia el dolor de cabeza y muscular, y los estados de fatiga.

Baño de agua tibia con sal y terminar con agua fría durante unos segundos

Si bien es cierto que llenar nuestra bañera supone un gasto, si algún día necesitamos aliviar el dolor de cabeza, no dudes en hacer lo siguiente:

 

  • Llena tu bañera de agua tibia o ligeramente caliente (entre 25 y 29 ºC) y añade una taza de sal. Es algo sencillo y terapéutico que debes disfrutar durante más o menos 15 o 20 minutos.
  • Pasado ese tiempo, abre la ducha y permite que caiga sobre tu cuerpo un pequeño chorro de agua fresca, pero solo durante unos segundos.

Verás qué bien te sientes después de este remedio.


Fuente