ARQUITECTURA E IDENTIDADES

Las ventajas de los materiales y sistemas constructivos tradicionales han hecho que con mayor frecuencia los arquitectos utilicen  los materiales y soluciones ancestrales que durante varias décadas habían sido casi descartados o utilizados en viviendas. Por una parte recuperan una tradición constructiva, y visualmente refuerzan su identidad.

En este caso el proyecto es el punto culminante del centro de ecoturismo que ofrece una encantadora vista del paisaje natural en el norte de Vietnam, por medio de una tradicional estructura vietnamita, concediendo especial importancia a la conservación del paisaje y a la ecología de la región.

La idea principal que rige este proyecto remite al clásico sombrero de la mujer vietnamita, elegante y práctico en su simpleza.

La estructura básica es un polígono de hormigón que sostiene doce parantes de bambú. Estos se van combinando entre sí para dar lugar a una estructura que tiene 15 metros de altura en su punto mas alto y 700 metros cuadrados de superficie cubierta.

El bambú se conecta con amarres y pernos en el suelo antes de ser levantado por una grúa. El marco de bambú se une a las vigas y el hormigón con tubos de metal y clavos de hierro, haciendo que la estructura sea estable. Esta técnica de construcción tradicional es fácil de desarrollar y requiere herramientas simples.

El tipo de bambú utilizado es el “bambú de hierro”. Su nombre local es “tầm vông” y tiene resistencia a presiones altas y facilidad al doblar. El techo está hecho de hojas naturales, muy ligeras y fácil de moldear. En el centro, hay una claraboya de 1,56 metros de diámetro para obtener luz natural.

El proyecto ha mostrado las grandes posibilidades del bambú, demostrando que no es más débil que el hierro y el acero a pesar de su baja exigencia técnica. Por otra parte, la estructura de soporte del bambú también es un elemento decorativo haciendo un espacio interior único.

El interior generado es así verdaderamente cálido.

Como muchas otras estructuras vietnamitas ésta fue recubierta con el follaje de un arbusto local, lo que remite a las viviendas tradicionales, haciéndolo desde una visión contemporánea. El resultado es una estructura que responde a las necesidades humanas en condiciones saludables, sostenibles e integradoras, que se relaciona de un modo más armónico con el entorno natural, sin dejar de exponer una solución original, eficiente, funcional y bella.


Fuente